El enlace con la AP-1 en Maltzaga se desdoblará para agilizar el paso de 35.000 vehículos al día

Fotomontaje de la ampliación de la calzada de la AP-8 para que el enlace con la AP-1 en Maltzaga pase a tener cuatro carriles./Gráfico
Fotomontaje de la ampliación de la calzada de la AP-8 para que el enlace con la AP-1 en Maltzaga pase a tener cuatro carriles.

La obra arrancará la semana que viene y mejorará el tráfico en este punto desde junio de 2018. Los trabajos, valorados en 2,7 millones, incluyen ampliar la plataforma en una zona donde confluyen el monte, el río Deba y un bidegorri

GAIZKA LASASAN SEBASTIÁN.

'Desdoblar' es uno de los verbos más complicados de conjugar en el ámbito de las carreteras. También uno de los más valorados por sus usuarios. Equivale a agilizar, desatascar, aligerar... Ganar en fluidez, comodidad y seguridad. Pues bien, todos estos beneficios se van a aplicar en el enlace entre la AP-8 y la AP-1 a la altura de Maltzaga -en la confluencia entre Eibar, Elgoibar y Soraluze-, tanto en sentido Vitoria como en la calzada dirección Behobia. La complicación en este caso sube de grado con un escenario donde interactúan el monte, el río y un bidegorri para paseantes, pero los efectos positivos de la operación han valido más en la balanza de la Diputación que la complejidad del reto.

Hoy, dejar la AP-8 para incorporarse a la autopista que conduce a territorio alavés supone atravesar un tramo de carril único que, en no pocas ocasiones, obliga a ralentizar la marcha. Y el mismo efecto de embudo se experimenta cuando desde la AP-1 se conecta con la vía de alta capacidad que conecta Bizkaia con Gipuzkoa. A partir de junio del año que viene, este nexo entre autopistas será de doble carril. Desaparecerá la sensación de tomar un cruce. Cada vehículo podrá tomar su rumbo en el citado enlace sin la percepción de alterar la conducción.

La zona de intervención acoge tanto el flujo que viniendo desde Gipuzkoa se dirige hacia Bizkaia como el que sube hacia el Alto Deba o territorio alavés. Los vehículos que tomen esta última dirección podrán hacerlo de manera fluida gracias a los dos carriles y no frenarán, por tanto, el carril derecho de quienes siguen avanzando hacia Bilbao. Los que vuelvan a Gipuzkoa desde Álava dispondrán, por su parte, de una anchura suficiente como para incorporarse con celeridad al tráfico que soporta la AP-8 que viene de Bizkaia.

Por este tramo circulan diariamente 34.800 vehículos en ambos sentidos, de los cuales 4.600 son pesados y 30.200 ligeros. Son datos manejados por Bidegi de la intensidad media diaria entre enero y septiembre de este año. Sin embargo, el tráfico de ligeros aumenta considerablemente durante los meses de julio y agosto cuando se producen los grandes desplazamientos con las operaciones de salida y retorno. Así, en julio de este año el enlace ha registrado una intensidad media diaria de 38.200 coches y en agosto la cifra ha alcanzado los 41.300 vehículos ligeros al día. Y a mayor densidad, mayor tapón al pasar de dos carriles a uno.

Las claves

Plazo y coste
La obra arrancará el martes, durará ocho meses y costará 2,7 millones (más Iva).
Intervención
Se pasa de dos a tres carriles en 140 metros y a cuatro en 190 metros de AP-8 antes de tomar la AP-1. A la vuelta habrá tres carriles durante 400 metros.

La obra se iniciará el martes de la semana que viene y tendrá un plazo de ejecución de ocho meses. Si se cumple la previsión, los amontonamientos no se repetirán en el periodo estival. La UTE formada por Tesinsa y Campezo asume el reto al adjudicarse el proyecto por 2,7 millones de euros (más Iva).

Los trabajos comenzarán en el enlace de la AP-8 con la AP-1 sentido Vitoria. En este punto se ampliará la calzada actual de la AP-8 en una longitud de 380 metros, lo que permitirá acometer una transición de dos a tres carriles en los primeros 140 metros y de tres a cuatro carriles en los siguientes 190 hasta conectar con el ramal de entrada a la AP-1. La mejora permitirá a los tráficos que se dirijan a Bilbao o a Vitoria disponer de un tramo con dos carriles en cada dirección.

Para ampliar la plataforma se levantará un muro bajo la autopista y se ejecutará un pórtico con 7 columnas

Enlace cerrado el sábado 25

Para ampliar la plataforma se levantará un muro debajo de la autopista para apoyar los voladizos, se ampliará el tablero de vigas del viaducto sobre el río Deba y se ejecutará un pórtico apoyado en siete columnas. Todo, en un tramo de 250 metros.

Entre el 20 y el 23 de noviembre se colocará un nuevo amortiguador de impactos en la bifurcación y desde la noche del viernes 24, y durante todo el sábado 25, se cerrará el enlace de la AP-1 para todos los vehículos procedentes de Gipuzkoa para proceder al fresado del firme y pintado de obra a lo largo de 700 metros. En caso de mal tiempo, el cierre pasaría al siguiente fin de semana. Durante este cierre, los conductores procedentes de Donostia que deseen incorporarse a la AP-1 sentido Vitoria deberán seguir hasta la salida 71 de Eibar, salir de la autopista y reincorporarse a la misma sentido Behobia para enlazar con la AP-1.

Las cifras

380 metros
tiene el tramo en el que se aplicará la ampliación de la calzada de la AP-8 en su conexión con el ramal de la AP-1 en sentido Vitoria.
41.300 vehículos ligeros
han transitado por el enlace de la AP-8 con la AP-1 en el mes de agosto y 38.200 en julio siendo la media del año 34.800.

Tras el fresado del enlace se instalarán las barreras de hormigón para separar los carriles de circulación y la zona de obra al objeto de garantizar la seguridad de los operarios y de los conductores.

En cuanto a la intervención en el enlace de la AP-1 con la AP-8 sentido Behobia, el inicio de obra se prevé para mediados de enero de 2018. Afectará a una longitud de 690 metros. Tras atravesar el túnel del tramo final de la AP-1, la calzada actual de un solo carril se ampliará a dos carriles. Asimismo se aprovecharán los sobre anchos de la plataforma de la autopista y parte de la anchura de las cunetas de los desmontes existentes para generar tres carriles en un tramo de 400 metros hasta su conexión con la sección actual de dos carriles de la AP-8.

Con todo, saltar de la AP-8 a la AP-1 y viceversa no entrañará la reducción propia de un cruce a partir de junio de 2018. El desdoblamiento desatará el nudo de Maltzaga.

Más

Fotos

Vídeos