Elosua, una feria que se reinventa año tras año

Los asistentes pasaron un agradable día entre los puestos de productos típicos y artesanales, que cada vez son más numerosos. / FOTOS SUDUPE

Los puestos de artesanía o alimentos ecológicos ganan protagonismo mientras que el ganado ha adquirido ya un carácter testimonial

JOAQUIN SUDUPE AZKOITIA-BERGARA.

El sol y el calor protagonizaron ayer la tradicional feria de ganado de montaña del barrio de Elosua, a caballo entre los municipios de Azkoitia y Bergara, en su edición número 39. «El gran trabajo que han llevado a cabo los vecinos de Elosua ha posibilitado la celebración de esta feria que necesita una mayor implicación institucional si queremos asegurar su futuro», demandaba Iñigo Zubeldia, alcalde de la pedanía de Elosua. La feria se desarrolló bien; estuvo caracterizada por una masiva afluencia de gente y el numeroso público pudo ver de cerca las cabezas de ganado; vacas, caballos o burros que aún se exponen en el barrio rural.

«La mayoría es gente que viene a pasar un agradable día mientras ve el ganado y los puestos de productos típicos y artesanales, que cada vez son más y más numerosos», señalaba el alcalde pedáneo, que tenía palabras de agradecimiento para los vecinos y amigos del barrio rural que «año tras año trabajan duro».

Y es que, a pesar de las ayudas de los ayuntamientos de Bergara y Azkoitia, la organización de esta feria supone una ardua labor para sus habitantes. En las inmediaciones del barrio hay una cincuentena de caseríos en los que viven de manera permanente medio centenar de personas «y tan solo cuatro o cinco caseríos se dedican a la ganadería», subrayaba el 'auzo alkatea'.

Festividad del Pilar

Cuando hace 38 años comenzaron a celebrar la feria, se elegía la festividad del Pilar por motivos prácticos. El ganado nacido en primavera ganaba peso durante el verano y estas eran fechas adecuadas para su venta. Durante años, ganaderos de diversos lugares traían sus cabezas para vender, pero las cosas han ido cambiando. La feria ha ido perdiendo ese carácter ganadero a la vez que aumentaban los puestos de comestibles, artesanía, ropa, etc.

«La feria de ganado como tal es cada vez más testimonial, la gente ya no viene a comprarlo por lo que, sin perder el sentido inicial con el que nació el mercado, hay que darle otro carácter. Este año, hemos hecho dos carboneras o 'txondorras' y con el carbón se ha asado una ternera también de un caserío del barrio para ofrecerla luego en pinchos a los que se acercaban. Para años venideros habrá que ver qué podemos aportar a la fiesta mediante 'auzolan' o trabajo vecinal», señalaba el 'auzo alkatea' de Elosua.

Fotos

Vídeos