Eguzki denuncia la muerte a manos de cazadores de una grulla en Peñas de Aia

Dos ejemplares de grulla. / LOBO
Dos ejemplares de grulla. / LOBO

Los hechos sucedieron el lunes pasado y el colectivo ecologista anuncia que pondrá los hechos en conocimiento de la Fiscalía de Gipuzkoa

J. PEÑALBA SAN SEBASTIÁN.

Una grulla ha tenido la desgracia de convertirse en la primera ave protegida que ha sido abatida por disparos esta temporada de caza en Gipuzkoa. Esta majestuosa zancuda fue hallada con las patas «destrozadas» el pasado lunes en un paraje de Peñas de Aia, según denunció ayer el colectivo ecologista Eguzki. Las lesiones que presentaba le abocaron a la muerte de forma irremediable.

La grulla, 'Grus grus', es una especie de 'interés especial', según se recoge en el Catálogo Vasco de Especies amenazadas. Su muerte será puesta en conocimiento de la Fiscalía de Medio Ambiente de Gipuzkoa al objeto de que se inicie una investigación para dar con el autor del delito.

De momento se ignoran los detalles de lo acontecido, aunque todo apunta a que el ave fue víctima de los disparos de algunos cazadores, un colectivo que actualmente está inmerso en la temporada del pase de la paloma torcaz.

«Los autores de este delito, ¿qué alegarán en su defensa?, ¿que confundieron la grulla... con una malviz? ¿Con qué especie cinegética pudieron confundir una grulla?», afirma desde la plataforma conservacionista.

Eguzki ya puso la temporada pasada, solo en Gipuzkoa, siete casos en conocimiento de la Fiscalía, «porque, a pesar de la dificultad de identificar a los autores, es una forma de visibilizar que aquí se están cometiendo delitos», indican. Asimismo, piden a las diputaciones que modifiquen sus políticas de caza, «que en nuestra opinión propician estas situaciones» y demandan también que, «en todo caso, no miren para otro lado». Se preguntan «¿para cuándo la suspensión de las líneas en las que se abatan especies protegidas.

Eguzki lamentó que la grulla haya sido la primera ave protegida abatida en Gipuzkoa esta temporada de la que tiene noticia, aunque, «solo una mínima parte de casos llegan a conocimiento público». En este sentido, apuntó que «los 36 casos de halcones, cernícalos, una espátula y hasta un buitre, que el Gobierno Vasco registró en 2016 en el conjunto de Euskadi, no pueden ser considerados sino como la punta del iceberg».

También indican que en Álava y Bizkaia han sido abatidas otras especies como un águila, un gavilán y hasta un cormorán.

Fotos

Vídeos