El eclipse total de Sol apenas se dejó ver en Gipuzkoa

Comienzo del eclipse, visto desde la playa de Agiti, en Igeldo.
Comienzo del eclipse, visto desde la playa de Agiti, en Igeldo. / LOBO ALTUNA

Millones de turistas y aficionados a la astronomía esperaron emocionados en Estados Unidos la breve desaparición

DV SAN SEBASTIÁN.

Se trata de un acontecimiento casi único. Y así fue acogido por millones de personas. El primer eclipse total de Sol en 99 años dejó ayer boquiabiertos a millones de personas, sobre todo en Estados Unidos donde mejor se pudo apreciar. En Gipuzkoa, por contra, resultó prácticamente invisible porque en el momento álgido de la ocultación, el Sol estaba a punto de desaparecer por el horizonte. Según señalaron desde Eureka! Zientzia Museoa «al encontrarnos fuera de la franja de ocultación total, desde aquí el eclipse es parcial con un 20% de ocultación».

En España solo se pudo apreciar en algunas ciudades y se inició a las 20.45 horas en la Península -aunque el comienzo de la ocultación dio inicio antes según la zona- y a las 19.00 horas en Canarias. La duración del eclipse fue de unos 160 segundos, tres minutos.

En Estados Unidos sí que tuvieron la oportunidad de disfrutar del espectáculo natural. Comenzó a las 10.15 horas de la mañana por la costa oeste -hora local- y cruzó en diagonal hacia el este, hasta Carolina del Sur. Millones de turistas y aficionados a la astronomía esperaron emocionados la breve desaparición del Sol.

Se convocaron festivales, bodas, fiestas en terrazas, excursiones en canoa y reuniones de astronomía para coincidir con el «gran eclipse estadounidense», que de seguro fue uno de los más fotografiados y grabados de la historia. Alrededor de un millón de visitantes llegaron hasta al estado de Oregón, en la costa oeste. Más de 100.000 personas se congregaron en la pequeña ciudad de Madras, de solo 7.000 habitantes, uno de los puntos más privilegiados: allí la oscuridad cayó durante 2 minutos y 4 segundos.

Entre Madras y Charleston, al menos 12 millones de personas situados en una franja de 113 kilómetros de ancho en 14 de los 50 estados del país fueron los potenciales testigos de este eclipse total. Y otros millones pudieron asistir a un eclipse parcial, señaló la Sociedad de Astronomía de Estados Unidos.

«Es un evento absolutamente increíble, una especie de explosión sensorial», dijo a AFP un cazador de eclipses, Fred Espenak, sobre el primero que vio en Estados Unidos en 1970. Equipados con esos lentes especiales, Brandy Mullins y sus tres hijos miraron el eclipse si el clima se los permite. «Estamos esperando esto con impaciencia», confió la mujer de 38 años, que se mudó a Charleston hace seis semanas.

Fotos

Vídeos