Donostia da un paso más para aprobar la próxima semana la norma de pisos turísticos

Los turistas han llenado Donostia este pasado puente festivo./ARIZMENDI
Los turistas han llenado Donostia este pasado puente festivo. / ARIZMENDI

El gobierno municipal de PNV y PSE rechaza la gran mayoría de enmiendas presentadas por la oposición y sigue adelante con su proyecto

ARANTXA ALDAZSAN SEBASTIÁN.

El gobierno municipal del PNV y PSE en Donostia allanó ayer el camino para aprobar la próxima semana la controvertida ordenanza de pisos turísticos, con la que el Ayuntamiento busca acotar la expansión del fenómeno del alquiler de viviendas vacacionales y limitar futuras aperturas. En un ensayo de lo que se vivirá en el Pleno del día 26, que incluirá en el orden del día la aprobación inicial de la norma, todos los grupos municipales se sentaron ayer para votar las enmiendas presentadas por la oposición. Y no hubo sorpresas. Con la mayoría suficiente a su favor, jeltzales y socialistas tumbaron prácticamente todos los puntos presentados por Irabazi, PP y EH Bildu, lo que les garantiza sacar adelante su propuesta sin grandes cambios.

En resumen, se declara zona saturada la Parte Vieja, donde ya no se podrán instalar más apartamentos de uso turístico, y se distinguen otras dos zonas más. En un estado intermedio quedan el Centro, Gros y partes de Amara, Egia y Antiguo, donde la apertura de pisos turísticos queda supeditada a una serie de condiciones, como situarse en primera planta cuando su superficie útil sumada al resto de usos no residenciales sea igual o inferior a los 250 metros, o ubicarse en plantas altas siempre que ninguna de las ubicadas debajo esté destinada a uso residencial. La tercera zona del mapa que sale de la nueva ordenanza comprende el resto de la ciudad, donde sí se deja margen para ampliar la oferta de este tipo de alojamientos.

El debate de ayer de las enmiendas retrató la división política en torno a la regulación de las viviendas turísticas. De las 59 enmiendas presentadas por los partidos de la oposición, únicamente salieron adelante 8, que se incorporarán al documento inicialmente aprobado por el gobierno local. Se trata de cuestiones técnicas, que no modifican el contenido sustancial de la norma.

Desde Irabazi, Loïc Alejandro, reflejó su disconformidad con la propuesta municipal. «No compartimos la visión del gobierno. No podemos poner en el mismo saco a una familia que por ejemplo alquila dos días su vivienda que a una empresa que administra cincuenta pisos, y desgraciadamente este texto lo hace», achacó Alejandro. Además, subrayó que «flexibiliza la normativa actual». Según ha expresado la formación, «los pisos que ahora son ilegales por no estar en primera planta se convertirán en legales».

El texto tampoco gusta al PP de Donostia. En palabras de su portavoz en el Ayuntamiento, Miren Albistur, «la regulación llega tarde y de una manera que ni soluciona ni ordena la situación». La popular recordó que su partido lleva tiempo reclamando la regulación del fenómeno, pero entonces «nos dijeron que éramos muy alarmistas». Criticó además que en la comisión técnica que ha estado trabajando desde el año pasado en la redacción de la propuesta local no haya contado con la participación de los grupos ni del sector. «Es un error», lamentó como ha venido sosteniendo en anteriores intervenciones.

«La regulación es necesaria, lo que no quiere decir que no se estuviese actuando hasta ahora» Jon Insausti, Gobierno PNV/PSE

«Se mete en el mismo saco a una familia que alquila dos días su casa que a una empresa con 50 pisos» Loïc Alejandro, Irabazi

«La regulación llega tarde y en una forma que ni soluciona ni ordena la situación» Miren Albistur, pp

«No compartimos que se deje fuera de la zona saturada al Ensanche Oriental, Gros y Centro» Ricardo Burutaran, EH Bildu

Tampoco fue novedoso el rechazo de EH Bildu a la normativa. La coalición abertzale aplaude que se declare zona saturada a la Parte Vieja, pero sigue sin entender por qué no se incluyen otras zonas «tan problemáticas como el Ensanche Oriental, la primera parte de Gros hasta la plaza Cataluña, o la zona Centro», criticó Ricardo Burutaran.

Para enero

En el terreno de lo previsible también se enmarcó la defensa de la propuesta que hizo el gobierno municipal. El concejal de Urbanismo, el socialista Enrique Ramos, subrayó que los criterios incluidos se basan en los informes técnicos y de la secretaría jurídica del Ayuntamiento. El concejal del PNV Jon Insausti remarcó la necesidad de la regulación de los pisos turísticos, «lo que no quiere decir que no se estuviese actuando hasta ahora», aclaró.

Superado el trámite de enmiendas, el texto se elevará a votación, con las modificaciones ya incorporadas, en el Pleno del jueves día 26 y se abrirá otra etapa -con plazos para alegaciones públicas- que culminará en enero, con la aprobación definitiva de la norma.

Mientras, la ordenanza continúa bajo la lupa del sector de viviendas reguladas, que advierte que la entrada en vigor de las nuevas exigencias supondrá el cierre del 50% de los pisos que actualmente operan en la capital guipuzcoana, donde se concentra la mayor parte de la oferta. El Gobierno Vasco tiene registrados 1.548 pisos turísticos en Gipuzkoa, de los cuales 1.245 están en Donostia. En el mercado clandestino puede haber otro millar más.

La asociación defiende que todos los pisos que gestiona, alrededor de 700, se ajustan a la Ley vasca de Turismo, aprobada en 2016, para lo cual tuvieron que adecuarse a esos nuevos preceptos. El Ayuntamiento, por su parte, insiste en que ese marco no está por encima de la normativa local y está actuando contra todas las viviendas que incumplen las condiciones municipales. El cierre de varios pisos turísticos ha sido denunciado ante la Justicia y se espera una sentencia en las próximas semanas, que ambas partes desean para clarificar la situación.

Fotos

Vídeos