Donostia cuelga el cartel de 'completo' para este puente y Gipuzkoa roza el 80%

Dos turistas daban una paseo ayer por San Sebastián, con una jornada soleada y calurosa que se repetirá hoy. / ARIZMENDI

La buena previsión meteorológica y el congreso Gastronomika refuerzan la ocupación. Los hoteleros están a la espera de saber si la crisis catalana ha beneficiado a Gipuzkoa al atraer a más turistas del Estado

ESTRELLA VALLEJOSAN SEBASTIÁN.

«No hay disponibilidad para las fechas seleccionadas». «El 99% de la oferta está reservada». «Solo hay disponible el 8% de la oferta de esta web». Si alguien desea alojarse las próximas tres noches en San Sebastián, estos serán los mensajes que leerán una y otra vez en los buscadores habituales. Y dirigirse directamente a la página web de un hotel en concreto, tampoco le servirá de mucho.

Cuatro días de fiesta por el puente del Pilar, con una previsión meteorológica que parece solicitada por encargo, dan como resultado que la ocupación en muchos alojamientos turísticos de la capital guipuzcoana rocen con la punta de los dedos el 100%.

Datos positivos, sobre todo si se comparan con los del año anterior, cuando el 12 de octubre cayó en miércoles y, por tanto, el calendario no fue del todo complaciente con el sector turístico que vio cómo pasaba de largo la oportunidad de estirar un verano de récord.

Lo que desde luego no ha supuesto ninguna sorpresa para el sector es que la mayoría de las reservas hayan sido realizadas por un turista estatal, aunque el extranjero mantenga su presencia. Por ello, en esta ocasión, además de las fechas y los motivos meteorológicos, los hoteleros esperarán al lunes para analizar la procedencia por comunidades de esos visitantes y observar si la crisis catalana ha repercutido de alguna forma en la entrada de viajeros en Gipuzkoa, bien redistribuyendo los flujos de los visitantes hacia el norte en lugar de hacia el este peninsular o bien observando si, al mismo tiempo, la presencia catalana, fuente indiscutible de turistas en Donostia el resto del año, ha disminuido como consecuencia de la situación política de la comunidad autónoma, haciendo que sus habitantes hayan preferido pasar el puente en sus casas.

Asimismo, según apuntan varios representantes hoteleros, se ha recibido un «reseñable» número de congresistas que tras asistir a San Sebastian Gastronomika Euskadi Basque Country han solicitado en sus respectivos hoteles la prolongación de la estancia. «Las reservas para hoy, mañana y el sábado están prácticamente completas, pero el domingo ya es otro cantar, porque los números caen», indica Fran González, director del hotel Codina.

En cualquier caso, «esto contribuye a la desestacionalización y a prolongar los puestos de trabajo asociados al sector», apunta el delegado de Turismo del Ayuntamiento de San Sebastián, Ernesto Gasco, quien estima que la ocupación media de las plazas hoteleras se situará sobre el 95% en la ciudad. Y agrega que «los puentes de cuatro días se ajustan muy bien a lo que buscan quienes quieren visitarnos».

Cifras algo más modestas de ocupación se estima que se registrarán en la zona de Donostialdea, que rondará el 75-80%, según indica el secretario general de la Asociación de Hosteleros de Gipuzkoa, Kino Martínez, en base a datos previos que se completarán una vez pasado el puente.

Baja la edad media

Las viviendas destinadas a uso turístico mantenienen sus previsiones tanto de ocupación como de procedencia del turista, y también tendrán el 95% de sus plazas ocupadas durante el puente del Pilar.

En cuanto a la procedencia del turista, tampoco han tenido sorpresas y el perfil del viajero coincide con la impresión del sector hotelero. Más concretamente, desde la Asocación de Apartamentos Turísticos de Euskadi, Aparture, cuentan con el 58% de las resevas realizadas por parte de turistas estatales, el 9% son estadounidenses, un 8% procede de Reino Unido y un 7% llega desde Australia. De esta forma, se invierte la tipología habitual de clientes del resto del año, cuando el número de extranjeros superaba ligeramente al viajero estatal.

Su presidente, Asier Pereda, destaca con sorpresa la edad de quienes nos visitarán los próximos cuatro días. «La media es más baja de lo habitual», indica. Si aquellos que se alojaron en los pisos turísticos asociados a Aparture rondaron en verano los 50 años de edad de media, «excepto en julio que no sé por qué la media de edad subió», apunta, en esta ocasión los años de los huéspedes se reduce hasta los 43 años.

Asimismo, señala que el precio medio por noche en los inmuebles que gestiona es de 153 euros y la estancia media por reserva, uno de los caballos de batalla del sector, es de 3,44 días.

Más

Fotos

Vídeos