Las distracciones, principal causa de los accidentes en carretera

Un accidente mortal el pasado año en Azpeitia./LOBO ALTUNA
Un accidente mortal el pasado año en Azpeitia. / LOBO ALTUNA

El informe anual del RACVN también advierte de que en los siniestros con víctimas mortales la edad media de los vehículos es de 13,2 años

TERESA FLAÑOSAN SEBASTIÁN.

22 personas murieron el año pasado en accidentes de tráfico registrados en las vías interurbanas de Gipuzkoa, cifra que supone un importante incremento del 37,5% respecto a 2016, cuando perdieron la vida 16. Se trata del único territorio de la Comunidad Autónoma Vasca en el que las muertes en carretera aumentaron. En Bizkaia descendieron significativamente de 21 a 9 (-57,14%) y en Álava pasaron de 9 a 8 (-11,11%). En total, en el País Vasco se contabilizaron 39 muertos.

Los fallecimientos en las carreteras vascas en 2017 descendieron un 15,22%, al pasar de las 46 muertes que hubo en 2016 a 39, mientras que en Navarra se produjeron dos más, pasando de 26 a 28 (7,69%). En España, las cifras aumentaron de 1.164 a 1.200. Estos son algunos de los datos que aparecen en el informe anual que realiza el Real Automóvil Club Vasco Navarro y que ayer dieron a conocer su presidente, Pedro Martínez de Artola, y su director gerente, Eduardo Martínez.

Las cifras

130.000 vehículos
vendidos el año pasado en el mercado de segunda mano tenía más de veinte años.
32 por ciento
de los casos de los accidentes con muertos fueron provocados por una distracción del conductor.
Sanciones
El RACVN reclama que se deben incrementar las sanciones cuando el conductor utiliza dispositivos electrónicos.
Reducir la velocidad
en las carreteras convencionales -nacionales y comarcales de 90 a 80 km/h porque el 77% de los accidentes se producen en esas vías.
Aumentar la velocidad
de 120 a 130 km/h en las autovías y autopistas «porque generalmente se encuentran en buen estado».

La disparidad entre los distintos territorios les ha llevado a concluir que no hay una causa concreta que derive en los accidentes: carreteras en mal estado o circunstancias atípicas como el siniestro producido en Pancorbo «con muchas personas en un coche y que resultaron todos muertos, algo que no suele suceder». A pesar de ello, desde el RACVN sí creen que hay un elemento común: se ha perdido el cuidado en la conducción; la precaución que se implantó con la llegada del carnet por puntos y el miedo a perderlos está desapareciendo. Por ejemplo, en España, del conjunto de los fallecidos en accidente de tráfico, 175 personas no llevaban puesto el cinturón de seguridad. La Dirección de Tráfico del Gobierno Vasco apunta a que en la comunidad en el 20,8% de los implicados en siniestros mortales no llevaban atado el cinturón, lo que supone unas 8 personas. En Francia, pionero en aplicar este método persuasivo, ha sucedido lo mismo y el gobierno de Macron está estudiando medidas más contundentes.

El factor humano es determinante en el caso de los siniestros, presente en el 93% de los accidentes, antes que el mal estado de la vía o los problemas mecánicos. Las distracciones fueron la principal causa, presentes en un 32% de los siniestros. La velocidad inadecuada fue el motivo en el 26%, seguido de cansancio o sueño (12%), alcohol (12%) y drogas (11%).

Martínez de Artola llamó la atención sobre los cada vez más numerosos dispositivos autorizados que llevan de serie los vehículos o los que emplean los usuarios, como teléfonos móviles, lo que deriva en más distracciones. «Son los más peligrosas y las autoridades deberían extremar la vigilancia y las sanciones», apuntó.

El 77% de los accidentes, según indicaron los responsables del RACVN, se producen en carreteras secundarias -nacionales y comarcales-. «Es en estas vías convencionales donde se tiene que incrementar la vigilancia e igual, como en Francia, bajar el tope de velocidad de 90 a 80 kilómetros por hora». Esa cifra también denota otra circunstancia, que las autovías y autopistas, por donde circulan la mayoría de los vehículos, son seguras, y generalmente están en buenas condiciones. «La velocidad de 120 kilómetros por hora es reducida, habría que subirla a 130».

Respuesta menos eficaz

Otro dato significativo y también preocupante es el envejecimiento del parque de vehículos, que es muy antiguo. La edad media de los coches en los que viajaban las personas fallecidas es de 13,2 años. En España, de una flota de 32 millones de vehículos, 7 millones tienen una antigüedad superior a los 10 años. Esto supone que la respuesta del automóvil a las circunstancias del tráfico no sea la más eficaz. Además, generalmente están mal mantenidos, sobre todo las ruedas. «Es un reto pendiente. El achatarramiento es de un 56% y debería ser bastante más ágil para que el parque móvil estuviera compuesto por vehículos menos contaminantes, más actuales y con condiciones mecánicas que den seguridad. Es una asignatura pendiente». El año pasado 130.000 vehículos vendidos en el mercado de ocasión tenían más de 20 años.

Otro factor que también influye en la buena marcha del mercado de segunda mano es «la incorporación de población migrante», que tiene recursos limitados y en ese nicho es donde pueden encontrar un vehículo con un precio acorde con lo que pueden financiar.

Ahondando en el mismo tema, desde el RACVN recuerdan que la media de edad de los vehículos en el mercado de ocasión es superior a los diez años, y reclaman que se recuperen apoyos financieros estatales como el Plan PIVE. «Fue un buen plan que desde el punto de vista fiscal animó la contribución tributaria, ayudó a los concesionarios y a los fabricantes en tiempos de crisis, pero sobre todo permitió una renovación del parque de automóviles».

A falta de conocer los datos exactos del año pasado, las matriculaciones en el País Vasco y en Navarra tuvieron en 2016 dos circunstancias diferentes. Mientras en la comunidad foral aumentaban respecto a 2015 en unas 1.500, en Euskadi fueron 1.075 más. En concreto, en Gipuzkoa se realizaron 12.481 matriculaciones, solo 74 más que el año anterior. Las cifras vascas contrastan con las españolas, donde se alcanzaron los 130.000 coches vendidos. Este decalaje se puede deber a que «la crisis llegó más tarde y la recuperación se está produciendo también más tarde. La compra de vehículos, en muchos casos, se da por una sensación de contar con posibilidades económicas o de poder hacer frente a un crédito».

A la espera de una nueva reglamentación general para dentro de dos años, la Dirección General de Tráfico ha introducido algunas novedades. Martínez de Artola destacó como una de las más curiosas la vigilancia que se va a realizar a través de aviones y drones «porque los helicópteros salen carísimos a las administraciones. Nos vamos a ir acostumbrando a tener encima un dron en las carreteras. Nosotros somos partidarios de que se vigile y se sancione mientras se comentan irresponsables. Un automóvil puede ser un arma letal y quien pone en riesgo la vida de los demás es un delincuente».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos