Una disputa entre familias gitanas crea la alarma en Intxaurrondo

Varios agentes limitan el acceso a la calle Los Luises, en el barrio donostiarra de Intxaurrondo./ARIZMENDI
Varios agentes limitan el acceso a la calle Los Luises, en el barrio donostiarra de Intxaurrondo. / ARIZMENDI

La pelea requirió de un gran despliegue de la Guardia Municipal y de la Ertzaintza, que mantuvo restringido el acceso durante cinco horas

E. VALLEJO / I. VÁZQUEZSAN SEBASTIÁN.

Una fuerte discusión hizo saltar las alarmas ayer por la tarde en el barrio donostiarra de Intxaurrondo. La trifulca entre dos familias de etnia gitana originó un gran despliegue de la Guardia Municipal y de la Ertzaintza, que mantuvo el acceso restringido a varias calles del entorno hasta pasadas las ocho de la tarde. La operación culminó casi cinco horas después con los implicados identificados, aunque sin ninguna persona detenida.

Sobre las 16.30 horas de la tarde, las dos familias iniciaron una acalorada discusión en el interior de una vivienda en la calle de Los Luises. Se escucharon gritos, insultos y «ruido de golpes», refería una vecina, que creyó oir disparos. La disputa fue subiendo de tono y continuó en la calle.

Fue entonces cuando los vecinos alertaron a la Guardia Municipal y a la Ertzaintza. Al personarse en el lugar, los agentes, algunos de ellos armados ante la advertencia de que pudiera haber individuos armados, lograron interceptar a varias de las personas implicadas, que en ese preciso momento trataban de huir en una furgoneta de color blanco.

En el inmueble los agentes decomisaron un cinturón portacartuchos con munición de escopeta

Varias personas fueron identificadas, aunque la operación se cerró sin ninguna detención

Según indicaron fuentes de la Guardia Municipal, fueron estas personas las que dirigieron a los agentes hasta la vivienda situada en la calle Los Luises, donde presuntamente se encontraban el resto de implicados. En el interior, identificaron a tres personas de etnia gitana y de origen portugués, alguno de ellos conocido en medios policiales por haber protagonizado diversos altercados. En el inmueble los agentes decomisaron un cinturón portacartuchos con munición de escopeta, así como dos tubos metálicos. El material decomisado fue entregado en la comisaría.

Hasta el lugar, se desplazó una ambulancia de la DYA para atender a una de las personas retenidas, ya que al acceder a la vivienda se efectuó un corte en un dedo de la mano, «pero que no reviste gravedad», informaron fuentes cercanas al caso.

Entre tanto, efectivos de las dos policías llevaron a cabo un despliegue que mantuvo en vilo al barrio de Intxaurrondo. Incluso se barajó la posibilidad de requerir la presencia de la Unidad de Intervención de la Ertzaintza, un cuerpo de actuación inmediata en casos de riesgo para la vida de personas. Hasta en dos ocasiones se activó el traslado de este recurso policial, si bien finalmente su presencia en el lugar de los hechos no fue necesaria.

El tránsito, tanto de peatones como de vehículos, permaneció limitado en doscientos metros de esta vía, que finaliza en el paseo de Zubiaurre. Las miradas curiosas de los vecinos de balcón a balcón eran inevitables, más aún teniendo en cuenta que se asomaban a calles desiertas en las que la única presencia era la de los efectivos policiales que cortaban el acceso.

Pese a que en un primer momento se creyó que el cierre de la calzada se debía a que agentes de la Ertzaintza se encontraban peinando la zona en busca de más personas relacionadas con la pelea, a medida que avanzó la tarde se confirmó que la operación se estaba desarrollando de manera íntegra en el interior de la vivienda de la calle Los Luises, y que la restricción en el acceso respondía a «cuestiones de seguridad».

La operación finalizó sobre las 20.22 horas de la noche, sin que hubiera ningún detenido y sin que se pudiera confirmar que hubo disparos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos