La Diputación reconoce que se habían «detectado debilidades» y la necesidad de «mejoras» en el centro

La Diputación de Gipuzkoa ha abierto un expediente para esclarecer la situación del centro de acogida Bidean

AGENCIAS

El portavoz de la Diputación de Gipuzkoa, Imanol Lasa, ha calificado de «muy graves» las denuncias de «trato negligente» vertidas contra uno de los centros de acogida para mujeres víctimas de violencia machista y ha asegurado que será «implacable» al exigir responsabilidades y adoptar medidas en caso de que «alguien haya actuado de manera equivocada».

La Diputación de Gipuzkoa ha abierto un expediente para esclarecer la situación del centro de acogida Bidean, después de que una decena de usuarias hicieran público ayer que han denunciado haber sufrido «vulneración de derechos» y «trato negligente» durante su estancia en este recurso.

Lasa ha señalado en la rueda de prensa posterior al consejo de gobierno foral que se ha abierto un expediente administrativo para «analizar si las acusaciones son ciertas o no» y adoptar «las medidas oportunas».

El portavoz ha insistido en que «hay que actuar con firmeza y cautela» porque las afectadas son mujeres que han sufrido la violencia machista y sus hijos.

Ha reconocido que se habían «detectado debilidades» y la necesidad de «mejoras» en el centro, que se llevan a cabo desde hace unas semanas, como expuso la diputada de Políticas Sociales, Maite Peña, en Juntas Generales, pero «ante la denuncia conocida ayer se ha abierto un expediente administrativo».

Lasa ha remarcado que las usuarias del centro «se encuentran en situación delicada», por lo que se debe actuar con «cuidado» con la información y «salvaguardar como nunca todos los datos sobre cómo, dónde y por quién están siendo cuidadas».

La Diputación actuará de manera «determinante para aclarar» el caso y «exigir a quien haya actuado de manera equivocada todas las responsabilidades», ha subrayado Lasa.

Según datos facilitados por el portavoz, la Diputación de GIpuzkoa facilitó atención temprana a más de 140 mujeres y sus hijos víctimas de violencia machista en 2017, al tiempo que facilitó atención psicológica a 697, lo que evidencia de que se «trata de un problema de primer orden» en el territorio.

La institución foral destinó el año pasado 2,2 millones de euros en la atención de mujeres víctimas de la violencia machista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos