La Diputación rebaja 3,7 millones la ayuda a domicilio con la nueva financiación

Una enfermera ayuda a caminar a una anciana en su domicilio.
Una enfermera ayuda a caminar a una anciana en su domicilio. / DV

El ente foral y los municipios pagarán a medias este servicio a partir de 2019, tras la entrada en vigor de la reciente ley

IGNACIO VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

Eudel aprobó ayer la nueva financiación del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) con una rebaja de 3,7 millones de la aportación foral que se completará en 2019. De esta forma, la Diputación de Gipuzkoa y los ayuntamientos cofinanciarán a escote este servicio, que hasta ahora pagaba la entidad foral en un 80%, mientras el 20% restante corría a cuenta de los consistorios guipuzcoanos. La nueva Ley de Servicios modifica las competencias y la financiación de los servicios municipales. La propuesta ha sido previamente trabajada en una comisión técnica con la propia Diputación. Pero, en las próximas semanas, se someterá al acuerdo definitivo en la mesa interinstitucional de Servicios Sociales.

El ente foral y los municipios llevan meses negociando un nuevo modelo de financiación del SAD, a través del cual se atiende en sus casas a unas 4.800 personas con necesidad de cuidados especiales, y que cuesta 14,8 millones de euros al año a las arcas públicas. Hasta ahora, la mayoría del gasto lo afrontaba la Diputación, pero la entrada en vigor de la Ley vasca de Servicios Sociales el pasado diciembre ha obligado a replantear ese reparto.

La norma otorga a los municipios la competencia sobre el servicio, lo que significa que, en teoría, también deberían hacer frente a la totalidad de su coste. Sin embargo, lo que se plantea ahora es una financiación al 50%. «Aunque los ayuntamientos somos conscientes de que nos correspondería a nosotros abonar el 100%», reconoció ayer Aitziber San Román, concejal de Acción Social del Ayuntamiento de San Sebastián y miembro de la comisión técnica para la financiación de Eudel.

«Los municipios somos conscientes de que nos correspondería abonarlo a nosotros al 100%» PNV

«Esta medida pone en riesgo tanto la calidad como la continuidad de este servicio» EH Bildu

En cualquier caso, si la Diputación no arrimase el hombro costeando la mitad de este servicio, pondría en un brete a los ayuntamientos -especialmente a los más pequeños-, lo cual tampoco interesa al propio ente foral, ya que la demanda que no atendieran los municipios recaería en sus espaldas o, más concretamente, sobre los servicios forales.

De ahí que se haya decidido optar por esta decisión salomónica que, en principio, beneficia a todas las partes y garantiza un futuro estable del SAD. No obstante, la propuesta se aprobó sin unanimidad; con los votos favorables de PNV y PSE, mientras que EH Bildu votó en contra. Básicamente, las principales discrepancias entre estos partidos radican en cómo acordar el nuevo reparto.

Para la coalición abertzale, La Diputación de Gipuzkoa «ha ejecutado» su intención de aplicar recortes en la financiación del SAD para personas mayores. «En concreto, retirará a los municipios un total de 3.750.000 euros en los próximos tres años», lamentaron desde EH Bildu en un comunicado emitido ayer, en el que también constataron que la reducción de la financiación se va a llevar a cabo este mismo año de manera «muy severa» para los ayuntamientos, que recibirán 903.861 euros menos de lo previsto en sus presupuestos. EH Bildu se opone a esta medida por considerar que pone en riesgo «tanto la calidad como la continuidad de este servicio, tan necesario para el cuidado de las personas mayores».

EH Bildu considera que el gobierno bipartito de la Diputación (PNV-PSE) ha decidido «unilateralmente» rebajar la aportación foral, y en 2017 la Diputación pagará 903.861 euros menos; en 2018, 2.321.928 euros menos; y en 2019, 3.750.000 euros menos. Para EH Bildu, «la Diputación ha querido justificar sus recortes amparándose en el reajuste competencial acordado en el Plan de Mejora de Atención a la Dependencia 2013-2016, aprobado en la anterior legislatura».

Por otra parte, desde el PNV recuerdan a la coalición de la izquierda abertzale que ya en 2012 el Departamento de Política Social aprobó el 'Plan de mejora de la atención a la dependencia en Gipuzkoa 2013-2016', en el que se planteaba un «reajuste competencial» en lo relativo al SAD, y la asunción de las residencias municipales por parte de la DFG.

En este Plan, el equipo de gobierno de EH Bildu planteaba «una reducción del 69% de la aportación foral al SAD a lo largo del periodo 2014-2016». Los jeltzales también afirman que en 2014, en aplicación de este Plan, «se redujo un 15% la aportación foral al SAD», pero desde la entrada del equipo de gobierno bipartito, se ha suspendido la aplicación del resto de la disminución aprobada hasta la consecución de un nuevo acuerdo con los ayuntamientos que fije un nuevo reajuste financiero del sistema de servicios sociales de acuerdo con la nueva distribución competencial.

El escenario de la negociación tiene su contexto y hay que añadir dos elementos, derivados también del reajuste competencial de la Ley de Servicios Sociales. Por un lado, la Diputación tiene que asumir la competencia de las doce residencias gestionadas por ayuntamientos, lo que le supondrá un gasto extra de 7,5 millones, frente al ahorro de 6,6 millones para esos doce consistorios. En el tablero aparecen además los 6,6 millones que este año recibirá Gipuzkoa del fondo creado entre las instituciones vascas para avanzar en el cumplimiento de la ley, y cuyo reparto entre Diputación y municipios debe ser consensuado.

Fotos

Vídeos