Así será la nueva carretera entre Deba y Mutriku

La Diputación de Gipuzkoa muestra el nuevo proyecto que busca «mejorar los puntos problemáticos» de la carretera

GAIZKA LASA SAN SEBASTIÁN.

Tenía Gipuzkoa una deuda con su rincón más recóndito y el Gobierno foral ha anunciado este viernes que va a saldarla esta legislatura. El tramo costero entre Deba y Mutriku de la Gi-638 será mejorado y ya está finalizado el proyecto que concreta cómo hacerlo, tal y como muestran los siguientes fotomontajes.

El departamento de Infraestructuras Viarias afronta este proyecto tras encarrilar su mayor apuesta estratégica: la finalización de la Rotonda de Gipuzkoa. Con las obras del tramo Antzuola-Bergara de la autovía de Deskarga ya en marcha, ha levantado la vista para atender las necesidades de dos zonas del territorio por encima de otras: el vial Zumarraga-Azkoitia y el enlace Mutriku-Deba.

Arreglar los kilómetros del ángulo noroccidental del territorio ha estado en la agenda foral desde el inicio de la legislatura aunque no sea hasta hoy cuando presenta su propuesta. Encargó la redacción del proyecto hace un año con el criterio de ceñirse a «mejorar los puntos problemáticos de ancho de plataforma y consolidar las zonas geotécnicamente comprometidas» en un recorrido que soporta el tráfico diario de 5.500 vehículos. El proyecto foral contempla, de paso, la creación de un paseo peatonal por el borde costero. Transcurrirá en voladizo en las zonas donde no haya espacio en la explanación actual. No habrá excusas viarias para no deleitarse con las vistas. Tras la presentación hoy del proyecto, su tramitación, con los respectivos procesos de licitación y adjudicación, podría situar el inicio de los trabajos dentro de un año.

La previsión inicial elevaba el gasto a 10 millones de euros, cantidad que la concreción del proyecto de redacción ha matizado. En cualquier caso, no llegará a las cifras barajadas en planes anteriores. En 2003, tras un proceso de participación ciudadana, se propuso un proyecto cuyo coste se elevaba a 80 millones, y en 2014 la redacción de otra alternativa dejaba el precio en 20 millones. Según fuentes forales, «se ha demostrado que las alternativas que discurren por Kalbariogaina-Sasiola-Astigarribia (Gi-3230), además de generar afecciones ambientales severas, o resultar poco funcionales, tienen algo en común: su elevadísimo coste».

Más

Fotos

Vídeos