La Diputación de Gipuzkoa adelanta que las obras de la incineradora están ejecutadas al 40%

DFG

El diputado de Medio Ambiente confirma que la oferta del grupo de FCC es la mejor clasificada para construir las plantas de la segunda fase del complejo medioambiental con una baja del 23%

GAIZKA LASA

Lo dicen las cifras y lo corroboran las imágenes. La incineradora de Zubieta está medio hecha. La obra va «en plazos», por lo que la puesta en marcha estará lista para mayo del año que viene -víspera de elecciones forales-, a falta de la fase de pruebas. Así lo ha avanzado este jueves el diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio (PSE), quien ha felicitado a Gipuzkoako Hondakinen Kudeaketa (GHK) y la sociedad concesionaria por cumplir con el calendario pese a las inclemencias meteorológicas del invierno.

La urbanización general del conjunto que forman las plantas de valorización energética y tratamiento mecánico-biológico (TMB) se ha ejecutado al 60% aunque el porcentaje de obra global que se ha cubierto hasta el momento es del 40%. Hay incluso partes de esta primera fase del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa que se encuentran cerca de su culminación. Sirvan como ejemplo la edificación de las naves de pretratamiento y biosecado de la TMB, cubierta ya al 80%; el foso de la planta de valorización energética, construido al 76%; o el sistema de tratamiento de aguas, ejecutado al 95%.

La envergadura de la obra deja hasta el momento un movimiento de tierras de 110.000 metros cúbicos en excavación y 100.000 para el relleno, la colocación de 5.900 metros de micropilotes, la utilización de 14.200 metros cúbicos en cimientos y de más de 6.000 en alzados y muros, o el uso de 3.500 toneladas de acero corrugado.

Una vez que el cascarón de la infraestructura ha adquirido su forma, la incorporación del contenido de mayor valor cualitativo está a punto de marcar el punto de inflexión definitivo del proyecto. Los hornos de la incineradora que procederán a la valorización energética de la fracción resto del territorio, procedentes de la empresa alemana Steinmuller Babcock, se integrarán al complejo durante las próximas semanas, de manera que «los equipos quedarán instalados aproximadamente en un mes», ha explicado José Ignacio Asensio.

Con la luz asomando al final de la obra y la adjudicación de las dos plantas adyacentes -la de biometanización y la de maduración de escorias- a punto de producirse, el diputado foral ha destacado que quedan encarriladas «todas las infraestructuras necesarias para el tratamiento de residuos en Gipuzkoa». Ha señalado que el territorio finaliza una «situación de incertidumbre» en el ámbito de los residuos y ha extendido «la certidumbre» que se avecina al ámbito económico sosteniendo que «las tarifas por el coste del servicio de tratamiento no van a sufrir incrementos sino justo lo contrario seguramente».

Las plantas de la segunda fase costarán 4,6 millones al año

La mesa de contratación de GHK propondrá a la asamblea del Consorcio de Residuos de Gipuzkoa adjudicar la segunda fase del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa a la UTE encabezada por FCC, al haber obtenido su oferta la mejor puntuación, tanto en el apartado técnico, como económico. La propuesta presentada implica que el contratista deberá hacerse cargo de la construcción y gestión del complejo, realizando una inversión de 32,2 millones de euros en una planta de biometanización y otra para el reciclaje de las escorias procedentes de la planta de valorización energética. A cambio, el contratista recibirá un pago fijo anual de 3,6 millones de euros, por poner a disposición de Gipuzkoa la infraestructura y una cantidad variable en función de las toneladas tratadas, que será de 1 millón de euros. El total asciende a 4,6 millones anuales y supone una baja del 23% sobre el tipo de licitación. El plazo de la concesión será de 20 años.

Dos empresas guipuzcoanas figuran en el conglomerado empresarial que se encargará del proyecto. La constructora Urbycolan será una de las responsables de las edificaciones de las plantas mientras que Garrai S.A aportará el servicio de transporte que la sociedad concesionaria necesitará, sobre todo para distribuir el material valorizado. Completan la UTE Ecofert Sansoain S.L., empresa que actualmente trata ya el orgánico de Gipuzkoa en Artajona, la firma Biergrim que ha construido otras plantas de Residuos en España con sede en Ponferrada, y la compañía vizcaína Valorización y Tratamiento de Residuos S.A.

El diputado de Medio Ambiente ha destacado que «las nuevas infraestructuras permitirán mantener la tarifa y mejorarán entre siete y ocho puntos la recogida selectiva en Gipuzkoa, que superará el objetivo del 50% fijado por Europa para el 2020».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos