La Diputación defiende que «todos los recursos estuvieron listos»

La entidad lamenta los problemas que generó la nevada a primeras horas, pero destaca la prontitud en recuperar la normalidad

A. V.SAN SEBASTIÁN.

La Diputación respondió ante las críticas por los problemas generados por la gran nevada que llegó ayer a la costa y colapsó las carreteras a primera hora de la mañana, aunque lamentó las molestias de las primeras horas de la mañana. El portavoz de la entidad foral, Imanol Lasa, destacó que «todos los recursos de los que dispone la entidad foral para hacer frente al temporal estaban listos desde la medianoche del martes». El Departamento vasco de Seguridad tras conocer las predicciones meteorológicas, había declarado la alerta naranja.

Una compleja combinación invernal de vientos y frentes iba a dar paso a la nieve a cotas muy bajas, tanto que podían llegar a la costa, algo que puede ser tan fotogénico como molesto. Un centenar de personas, ochenta quitanieves y doce todoterrenos se encargaron de que el transporte tuviera las menos repercusiones posibles.

«Hasta que empezó a nevar se echó sal en las carreteras guipuzcoanas. Había 8.100 toneladas disponibles. Cuando empezaron a caer los primeros copos se comenzó a quitar la nieve de las carreteras, tal y como estaba previsto», aseguran fuentes forales. La alerta, de doce de la madrugada a doce de la mañana, correspondió prácticamente a la duración de la intensa nevada que tiñó de blanco toda Gipuzkoa y provocó problemas de tráfico a las horas en las que las precipitaciones fueron más intensas y que coincidieron con las que más desplazamientos registran, entre las 7.30 y las 9 de la mañana.

Las cifras

8.100 toneladas de sal.
Los servicios de la Diputación contaban con esta provisión que fue lanzada a las carreteras antes de que comenzara a nevar.
Alerta naranja.
La alerta naranja fue declarada por el Gobierno Vasco desde las doce de la noche a las doce del mediodía.
Críticas.
La mayor parte de las críticas ciudadanas se deben a las retenciones de tráfico y a la falta de autobuses y de transporte público.

Atascos en la N-1, ausencia de transporte público, en especial de autobuses y retrasos para llegar a los centros de trabajo, fueron la tónica a primeras horas de la mañana. Poco a poco y hasta media mañana, según fuentes forales, «la normalidad se fue recuperando en las vías principales y la subida de las temperaturas hizo que la nieve se derritiera a gran velocidad».

Desde la Diputación, tanto por parte del departamento de Carreteras como del de Movilidad, se quiso destacar también que «la normalidad se recuperó a las pocas horas» y que el principal atasco se produjo en la N1 debido a un accidente que tuvo lugar en la Gi-11 a la altura de Lasarte-Oria. «Se produjo lo que los técnicos llaman 'efecto acordeón'», dijeron fuentes del departamento de Carreteras. En E-tzegarate se optó por cerrar el carril en dirección a San Sebastián, pero la entidad foral insistió que para pasadas las doce de la mañana, todas las vías principales, incluida la A-15, estaban ya abiertas

Los autobuses de Lurraldebus también sufrieron un parón durante las primeras horas de la mañana, lo que provocó la imagen de una estación de autobuses vacía.

De nuevo la prontitud en restablecer el servicio a pesar de la intensa nevada que se había extendido por todo el territorio de Euskadi fue destacado por las autoridades forales. La diputada Marisol Garmendia dijo que «pasadas las once de la mañana se restableció el servicio en la mayoría de las líneas y a primeras horas de la tarde en el resto, ligadas sobre todo a la zona de Eibar.

Garmendia recordó que aquellos viajeros que no pudieron completar su recorrido debido al temporal o quienes llegaron destino después de un viaje demasiado dilatado, podrán recuperar el importe del billete.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos