La Diputación y la Autoridad Portuaria ponen el foco en el mercado «floreciente» de los pequeños cruceros en Pasaia

El crucero 'Ms Serenissima', en Pasaia el pasado mayo / Viñas

Elaboran una estrategia conjunta y buscan puertos aliados para entrar en los circuitos de navieras y posicionar así a Gipuzkoa en las rutas marítimas de turismo «selecto»

ESTRELLA VALLEJO

Pasaia es la puerta de entrada de los pequeños y medianos cruceros, un mercado “floreciente” y con amplio margen de mejora. Con esa mirada estratégica, se ha presentado este viernes el nuevo reto que se ha marcado la Diputación de Gipuzkoa, junto con la Autoridad Portuaria para los próximos años: duplicar los diez cruceros que entrarán por la bocana pasaitarra este 2017 y alcanzar los 3.000 cruceristas.

El primer teniente de diputado general y responsable de Turismo, Denis Itxaso, ha expuesto que en este modelo de viaje existe un interesante nicho, el de los cruceros singulares, en el que viajan entre 100 y 700 personas, con alto nivel adquisitivo y con intereses culturales y gastronómicos. “Esta estrategia es una gran oportunidad porque pretende posicionar Gipuzkoa en el mercado de cruceros de calidad y es una apuesta por la activación económica y el empleo, en especial en el área de Pasaialdea”. Aunque no exclusivamente, ya que la iniciativa apuesta por promocionar, a través de San Sebastian Region, otros rincones de Gipuzkoa que resultan fácilmente accesibles por la dimensión del territorio, un punto a favor, teniendo en cuenta que el crucerista apenas suelen pasar 24 horas en tierras guipuzcoanas.

En adelante, ha indicado, comenzará la búsqueda de colaboración con otros puertos de dimensiones similares al pasaitarra y que pudieran encajar en una misma ruta, como podría ser el de Vigo; las labores de promoción para que las navieras conozcan el atractivo del puerto de Pasaia, así como la participación en ferias para potenciar la labor de difusión .

El departamento foral de Turismo ha diseñado esta estrategia en colaboración con el Puerto de Pasaia, con el convencimiento de que en el futuro el tráfico portuario vinculado al turismo “puede llegar a representar una auténtica oportunidad económica”. La dársena de Pasaia, ha insistido Itxaso, “ha sido, es y debe seguir siendo un activo económico de primer orden para el territorio, y apoyar su viabilidad trabajando en nuevos usos y nuevos tráficos, es algo que nos atañe a todos”.

Por su parte, la diputada Marisol Garmendia ha señalado que “el proyecto de regeneración integral de Pasaialdea que lidera la Diputación, junto con otras instituciones públicas, pasa también por fomentar los atractivos turísticos y la generación de nuevas actividades económicas y culturales vinculadas al mar”.

Fotos

Vídeos