El detenido en Andoain por el crimen de su hija pensaba huir a Pakistán con pasaporte falso

Imagen tomada por la Policía Nacional de Sohail A., en el domicilio de Andoain donde se escondía. /
Imagen tomada por la Policía Nacional de Sohail A., en el domicilio de Andoain donde se escondía.

La Policía Nacional frustró la fuga desde Hamburgo de este hombre de 33 años, que hoy pasará a disposición de un juzgado en Madrid

A. ALDAZ SAN SEBASTIÁN.

«Ahora lo único que queremos es que sea castigado duramente por este crimen». La detención en Andoain de Sohail A., el ciudadano paquistaní acusado de degollar a su hija de dos años en Hamburgo, era la primera respuesta que esperaba la familia de la pequeña Aeysha. La segunda es Justicia. Las declaraciones hechas por el tío de la víctima al diario alemán 'Bild', tras conocerse el arresto del sospechoso, revelan también cierta sorpresa entre los allegados de que el presunto asesino hubiera huido de Alemania y se hubiera refugiado en un domicilio de Andoain, donde fue descubierto el pasado domingo por la Policía Nacional. «Pensábamos que todavía podía estar aquí. Nuestros niños tenían miedo de ir al cole. Mi hermana estaba muy preocupada», declaró este familiar.

Seis días después del crimen, el principal sospechoso del asesinato de la pequeña de dos años se encuentra ya detenido y hoy pasará a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional. Tras pasar las primeras horas bajo arresto en las dependencias policiales de Donostia, fue trasladado ayer tarde hasta Madrid. De ahí será devuelto a las autoridades alemanas, para ser juzgado en el país germano.

El amplio operativo policial desplegado desde el día del crimen, el pasado 23, dio sus frutos el domingo. A mediodía, y en plena vía pública, agentes de la comisaría de la Policía Nacional en Donostia y compañeros de la Comisaría General de Madrid procedieron a la detención del sospechoso, junto a otra persona que podría haberle ayudado a mantenerse oculto.

«Lo único que queremos es que sea castigado duramente», señaló a la prensa el tío de la menor

El compatriota que presuntamente le dio cobijo pasa a disposición de un juzgado de Tolosa

Este individuo, también de nacionalidad paquistaní, está acusado de un delito de complicidad, ya que se sospecha que le dio cobertura y facilitado los medios para huir del cerco policial. De hecho, la Subdelegación del Gobierno en el País Vasco informó ayer en una nota de prensa de que este individuo planeaba proporcionarle un pasaporte falso con el que huir a Pakistán. Por estos hechos ya ha sido puesto a disposición de un juzgado de Tolosa.

Las autoridades policiales enseguida ampliaron el radio de búsqueda fuera de Alemania. Ante la sospecha de que pudiera haber cruzado la frontera, se cursó una orden de búsqueda internacional. La ruta que había emprendido le llevó a cruzar Francia hasta llegar a Andoain, donde encontró cobijo en un piso. Su localización en Gipuzkoa desencadenó el operativo del pasado domingo.

El arresto permite cerrar una primera página policial, pero quedan todavía muchas preguntas por aclarar. El crimen, además de una enorme conmoción, también ha suscitado una enorme polémica en Alemania después de que se conociera que el presunto parricida tenía que haber sido deportado en julio de 2012, tras serle denegada la solicitud de asilo. La Autoridad de Extranjeros de Hamburgo ha reconocido su responsabilidad ante la dilación del amplio expediente de expulsión que nunca fue emprendida. Tampoco se ha aclarado por qué los servicios sociales no protegieron a Aeysha del padre, «que era conocido por ser violento», recoge el diario 'Bild'.

«Represalia a su mujer»

Los hechos por los que el fugitivo era buscado ocurrieron el lunes 23 en Hamburgo, cuando el detenido supuestamente acabó con la vida de su hija de dos años. El crimen, según recogen los medios alemanes, se cometió en la casa familiar. Tras una disputa entre el matrimonio, la madre se dirigió a la comisaría, donde interpuso una denuncia contra su marido por presuntas amenazas. La Policía tiene claro que el hombre mató a su hija «en represalia a la denuncia de su mujer».

Su huida duró seis días. «Ante la gravedad de los hechos y el cariz internacional que estaba tomando la investigación, se activaron los mecanismos de colaboración policial internacional a través de la red Enfast para localizar al fugado», como finalmente sucedió.

Fotos

Vídeos