Delatados por los móviles que fueron rescatados del fondo del agua

J. P. SAN SEBASTIÁN.

La presencia de otras siete personas en el banco de los acusados, al margen de quienes viajaban en el velero, se debe en parte a la recuperación de dos teléfonos. Los móviles que utilizaron los dos tripulantes que cruzaron el Atlántico fueron arrojados al agua en el puerto de Zumaia en cuanto se desencadenó la operación de la Agencia Tributaria «con el fin de deshacerse de ellos y evitar su hallazgo», según indica la Fiscalía en su escrito de calificación. Asimismo, trataron de deshacerse de un papel en el que la tripulación tenía anotados los teléfonos de contacto con los restantes miembros de la organización, con quienes habrían de reunirse una vez se encontrasen en tierra.

Sin embargo, los dos aparatos móviles lograron ser rescatados del fondo de las aguas del puerto deportivo por submarinistas especializados. Las tarjetas de memoria de los celulares fueron analizadas por expertos que lograron descifrar los números a los que los marineros que transportaron la droga desde Colombia habían llamado durante su travesía y al pisar tierra firme. Las posteriores averiguaciones posibilitaron la identificación de los interlocutores, presuntos cerebros de la trama, por lo que se procedió al arresto en Bilbao del supuesto cabecilla de la red, así como de su mano derecha, de nacionalidad colombiana, y de las otras personas que permanecen imputadas. Los arrestos de la esposa del principal responsable del grupo y su madre llegaron un tiempo más tarde, cuando los funcionarios al cargo de la investigación profundizaron en la trama de la organización, según confirmaron fuentes cercanas al caso.

Fotos

Vídeos