«Damos abrazos como símbolo de la lucha contra la soledad»

Una voluntaria de Nagusilan abraza a una joven./SARA SANTOS
Una voluntaria de Nagusilan abraza a una joven. / SARA SANTOS

La asociación Nagusilan celebra el Día mundial de las personas mayores repartiendo abrazos solidarios en Donostia

IGNACIO VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

Todo aficionado al fútbol que se precie sabe que los seguidores del Liverpool tienen como himno no oficial la canción 'You´ll never walk alone' ('Nunca caminarás solo') que todo el estadio de Anfield Road entona a capela antes de los partidos, de tal forma que pone los pelos de punta incluso a los visitantes rivales. Ese himno bien podría haber sonado ayer en las capitales vascas para celebrar el Día Mundial de las Personas Mayores.

A pesar del mal tiempo reinante en San Sebastián, voluntarios de la asociación de personas mayores Nagusilan quisieron celebrar su día repartiendo «abrazos de cariño y cercanía», para dejar clara su intención de que en Euskadi nadie camine solo, al menos salvo que esa sea su voluntad. Bajo el lema 'Beti zurekin' ('Siempre contigo'), decenas de miembros de esta asociación, que lleva 22 años ofreciendo acompañamiento a personas mayores en situación de vulnerabilidad, compartieron abrazos ayer por la mañana con quienes paseaban por las capitales vascas. En palabras de su presidente, José Luis Elosúa, «cada abrazo es un acto en señal de solidaridad y lo damos como símbolo de la lucha contra la soledad».

En el caso de Donostia, el lugar elegido para repartir los solidarios achuchones fue la Plaza Cervantes. Allí se fueron sucediendo desde las once de la mañana durante dos horas y media, ante la cara sorprendida primero y alegre después de cuantos fueron abordados con los brazos abiertos, en una invitación sincera a estrecharlos y a compartir un instante de calor humano.

La asociación quiso mostrar también el valor del voluntariado hacia los mayores

Hubo actuaciones musicales, como la del coro Nagusilan en el Boulevard donostiarra

Además, esta actividad se complementó con mesas informativas y actuaciones musicales, entre las que destacó el concierto del coro Nagusilan en el kiosco del Boulevard. En Lasarte-Oria también hubo una comida popular de mayores con su posterior baile.

Más allá del acto en sí mismo, «nuestra intención es transmitir a la ciudadanía los valores de un voluntariado activo que trabaja con y para las personas», señaló Elosúa, quien añadió que «hoy estamos dando abrazos, pero mañana esteremos en cualquier parte donde haya una persona mayor que necesite compañía, cariño o apoyo». Así, cada abrazo era una invitación a unirse a esta labor desde el compromiso por el bien común. Ese fue el mensaje de esta ONG que supera el millar de voluntarios para apoyar a personas mayores en situación de abandono.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos