Ni son curas ni preparan para la Primera Comunión

Los maestros de Religión opinan que existe desconocimiento general sobre los contenidos de su materia

T. FLAÑO SAN SEBASTIÁN.

Los profesores de Religión consideran que hay un desconocimiento importante sobre cuáles son los contenidos que imparten. «Algunos piensan que somos curas, otros que es como ir a la catequesis», apuntan. Álvaro Behobide recuerda que «a mí ya me pasó en una escuela que la directora les decía a los padres que no hacía falta clase de Religión porque ya iban a catequesis; y al revés, un padre me preguntó si con mis clases podían hacer la comunión. Nosotros no preparamos a los niños para ningún sacramento. Yo les hablo de las diferentes religiones y sensibilidades, de la historia de la Iglesia».

Para Xabi Gorriti, «dar clase de Religión no significa que el alumno tenga que aprenderse el catecismo de memoria. El concepto es distinto, es entender qué es lo que comprende la religión, casi como filosofía. El ejemplo más gráfico es cuando en Francia un estudiante de arte, haciendo un comentario sobre la 'Piedad' de Miguel Ángel dijo que era 'una señora con un hombre muerto en brazos'. Hombre, no es eso, son la virgen María y Jesús. La religión forma parte de nuestra cultura y de nuestro entorno y es lo que buscamos transmitir».

Desde el obispado, Fran Palmero considera que «hay relevo, hay jóvenes que estudian Magisterio con Religión. El año pasado solo en la UPV estaban matriculados 250. La dificultad está en encontrar profesores de Secundaria porque tienes que tener la licenciatura civil más luego Ciencias Religiosas, porque muy poca gente estudia Teología. De hecho, en Euskadi llevan las listas abiertas desde hace siete meses».

Gorriti cuenta su experiencia: «Cuando estudié Magisterio no tuve la opción de lograr la acreditación de Religión. Más tarde opté por estudiar Teología. Ahí sí se extrañaba la gente, me preguntaban si iba a ser cura o sacerdote, cosa que no era mi intención. Cuando les explicaba que quería ser maestro de Religión, lo entendían mejor. Estoy aquí porque me gusta y me siento muy cómodo, me parece una asignatura importante. Que seamos poquitos no quiere decir que no aportemos nuestro granito de arena». Tanto él como Behobide lo tienen claro: «Es una experiencia vocacional».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos