El incendio de un trailer con neumáticos cierra la AP-8 en Oiartzun sentido Irun

El camión accidentado en llamas. / Arizmendi

El fuego comenzó en la parte trasera del vehículo, dematrícula portuguesa, que circulaba en dirección a la frontera

Javier Peñalba
JAVIER PEÑALBASan Sebastián

El incendio de camión cargado con neumáticos mantuvo cerrado durante más de dos horas los carriles de la autopista Bilbao-Behobia (AP-8), en el sentido a la frontera, en el término municipal de Oiartzun. El suceso tuvo lugar en torno a las siete de la tarde, en el kilómetro 8,2 de la autopista, en las proximidades del área de cobro del peaje en Irun. Un trailer con placas de matrícula de Portugal que circulaba en dirección a Irun comenzó a arder por su parte trasera. Automovilistas que circulaban por la zona advirtieron del hecho al Centro de Coordinación de Emergencias.

El transportista se percató con la suficiente antelación de la presencia del foco inicial y tuvo tiempo suficiente para desenganchar la cabeza tractora del remolque. En pocos minutos, las llamas se propagaron al resto de la carga, parte de la cual cayó sobre la calzada. Anoche se desconocía la causa que desencadenó el incendio, si bien fuentes consultadas indicaron que todo apunta a que pudo derivarse de un problema eléctrico.

Los bomberos sofocan las llamas del camión y las retenciones provocadas por el accidente. / Arizmendi

Las dimensiones que adquirió el fuego obligaron a cortar el tráfico en dirección a Irun. Al lugar acudieron bomberos de los parques forales del Bidasoa y Zarautz. En total una docena de personas y seis vehículos tomaron parte en las labores de extinción. Las tareas resultaron costosas, debido a las características del material en combustión, de muy difícil extinción. Para facilitar el apagado, los bomberos tuvieron que retirar la carga casi rueda a rueda. El personal se vio incluso en la necesidad de hacer uso de sus equipos de respiración autónomos.

Pese a que en las cercanías del lugar en el que el camión se encontraba envuelto en llamas hay una estación de servicio, no hubo riesgo alguno para la instalación.

Tras el cierre de los carriles, Bidegi activó todos los paneles informativos existentes en la red viaria del territorio al objeto de informar de la situación a los conductores que se dirigían hacia la frontera. Pese a la advertencia, las retenciones fueron inevitables. Pasadas las ocho de la tarde, se había formado ya una cola de tres kilómetros de longitud.

Ante las dificultades en el tráfico se recomendaron rutas alternativas. De esta forma, se aconsejó el desvío por la que fue antigua N-1, hoy Gi-636, por Errenteria. Asimismo, otros optaron por salir en el peaje de Oiartzun. Poco antes de las nueve y media de la noche se procedió a abrir uno de los carriles, y una vez que las retenciones desaparecieron, cerca de las once, se volvió a cerrar para proceder a la retirada del vehículo y limpieza de la vía.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos