Gipuzkoa halla un colaborador en Navarra en materia de residuos

Gipuzkoa halla un colaborador en Navarra en materia de residuos

El Consorcio de Residuos firma un convenio con la Mancomunidad de La Ribera y no descarta abordar proyectos conjuntos en el futuros

GAIZKA LASASan Sebastián

El Consorcio de Residuos de Gipuzkoa (GHK) y la sociedad de servicios de la Mancomunidad de la Ribera (Serinsa) han firmado este lunes en Tudela un convenio de colaboración en materia de gestión de residuos. El acuerdo, firmado por el presidente de GHK, José Ignacio Asensio, y Tomás Aguado, su homólogo en Serinsa, tiene por objeto «el intercambio de experiencias y buenas prácticas en todo lo relacionado con la gestión de los residuos y, en especial, en relación con los residuos urbanos gestionados por ambas entidades: envases, orgánicos y fracción resto».

GHK y Serinsa compartirán en adelante información relacionada por ejemplo con sus sistemas de transporte y tratamiento de las distintas fracciones gestionadas. Asimismo, estudiarán de manera conjunta proyectos y actuaciones en materia de economía circular. Para el desarrollo del convenio se formará un grupo de trabajo integrado por técnicos de ambas entidades que se reunirán de manera periódica para tratar los temas de interés en cada momento.

El acuerdo tiene carácter indefinido y establece una línea abierta de colaboración entre GHK y la Mancomunidad de la Ribera «que redundará en una mayor agilidad y operatividad de cara a posibles proyectos conjuntos en el futuro», según ha valorado la entidad guipuzcoana.

Puertas abiertas

El convenio deja abierta la vía a futuros acuerdos como el logrado el año pasado para enviar basura de Gipuzkoa a un centro de tratamiento de Tudela, que contemplaba el envío de un máximo de 75.000 toneladas anuales durante los tres próximos años a una planta de tratamiento mecánico-biológico (TMB) del complejo 'El Culebrete'. El acuerdo inicial no pudo ser materializado por las dificultades encontradas por los gestores de dichas instalaciones para reorientar a otros puntos la fracción resto derivada de la planta.

La firma de ayer no recoge concreciones pero pone de manifiesto que, lejos de reproches mutuos, las dos entidades asumen la situación y dejan abiertas las puertas a otros intercambios que puedan surgir en el futuro.

Fotos

Vídeos