La contención en la llegada de turistas a Gipuzkoa amenaza la expansión hotelera

El futuro hotel de la plaza Lasala, en proceso de construcción.
El futuro hotel de la plaza Lasala, en proceso de construcción. / SARA SANTOS

El sector aborda la apertura de 22 hoteles en un contexto de incertidumbre. Un 2017 similar a 2016, el pinchazo de julio, y el estreno de nuevos locales han provocado ya que la ocupación hotelera baje un 3% el pasado mes

ESTRELLA VALLEJOSAN SEBASTIÁN.

«Expectantes ante un nuevo escenario que no es ni mejor ni peor, simplemente es un escenario diferente». Este es el argumento que defienden y repiten los hoteleros guipuzcoanos respecto a la expansión que en los próximos dos años abrirá las puertas de 22 nuevos hoteles en Gipuzkoa, 20 de los cuales estarán ubicados en San Sebastián, y que pondrá a disposición de los turistas del orden de 23.000 nuevas plazas.

Entre 2015 y 2016, cuando los flujos indicaban que la capital guipuzcoana estaba en auge, las solicitudes de licencias se dispararon. El cierre del año pasado, con más de un millón de visitantes al territorio, batió todos los récords y pareció reafirmar la necesidad de más camas para abarcar todo lo que estaba por venir. Sin embargo, aquella proyección que parecía imparable, se ralentizó nada más entrar en el primer mes del año.

Desde enero, la llegada de turistas ha sido más contenida, manteniendo en general las buenas cifras cosechadas el año anterior, con leves oscilaciones al alza y a la baja, apreciables solo en la comparativa mensual.

Contemplando la cifra acumulada de los siete meses del año, Gipuzkoa ha recibido un 0,5% de turistas más que en 2016, alcanzando los 617.214 visitantes. Pero lo que preocupa ahora al sector es si ese margen de 2.400 nuevos viajeros -que en caso de observar únicamente el mes de julio se han reducido en 4.000- van a ser suficientes como para cubrir una oferta que se va a incrementar más de un 30% en la capital guipuzcoana.

Dicho de otro modo, si el volumen de turistas que llega es similar, pero el número de camas ofertadas es superior -en Donostia pasarán de 5.200 camas en hoteles a unas 7.200 en 2019-, las ratios de ocupación tenderán a tambalearse. De hecho, según los datos del Eustat, Gipuzkoa ha sumado este mes de julio, seis nuevos establecimientos hoteleros más que en el mismo mes de 2016.

Con este desequilibrio inesperado de la oferta y la demanda sobre la mesa, ya a mediados del mes pasado los hoteleros alertaron de un descenso en la ocupación de sus establecimientos. Si bien la cifra a mes vencido no ha sido tan drástica como apuntaban, sí que ha mostrado una caída del 3,4% en todo el territorio y de 1,6 puntos porcentuales en el caso donostiarra, donde no han conseguido mantener ocupadas más del 83% de sus plazas.

Más

Otra forma de observar que el inicio de esa expansión hotelera va a traer cola es que, mientras se ha registrado la entrada de dos mil viajeros más en los hoteles guipuzcoanos de tres, cuatro y cinco estrellas, la ocupación en estos mismos establecimientos se ha reducido al 81,9%, un 2,3% menos respecto al año anterior.

Las pensiones no llenan

Donde sí han sufrido una caída en los dos conceptos -llegada de viajeros y ocupación- es en los hoteles de una y dos estrellas y en pensiones. En estos casos, el volumen de check-in realizados en Gipuzkoa ha disminuido un 4,5%, cayendo hasta los 52.263. Lo mismo ha sucedido con la ocupación de las plazas ofertadas que apenas han podido alcanzar el 70% -un 5,2% menos que en julio de 2016-, es decir, diez puntos por debajo de los alojamientos hoteleros de mayor categoría.

Los agroturismos no han estado exentos de una bajada en los niveles de ocupación, que en su caso puede llegar incluso a catalogarse de desplome. En el conjunto del territorio, la ocupación media según el volumen de plazas se ha reducido casi un 13%, un descenso similar en la costa, donde no han logrado llenar más de un 59,3% sus plazas; un 16,3% en el área metropolitana -incluida la capital-, y una caída algo más leve en el interior con una disminución del 9%, pero que en cualquier caso ha cerrado julio con una ocupación media del 45%.

La capital guipuzcoana pasará de tener 5.200 plazas hoteleras a unas 7.200 en dos años

Además de la apertura de nuevas plazas hoteleras y de alojamientos rurales, el sector apunta directamente a los pisos turísticos como factor determinante en la reducción de los niveles de ocupación. La oferta de viviendas destinadas a turistas, tanto reglada como ilegal, amplía el abanico de posibilidades de quienes llegan al territorio.

Se estima que puede haber del orden de 4.400 plazas reguladas en Gipuzkoa, 3.556 de ellas en Donostia, pero la incógnita se cierne sobre las camas que se anuncian sin cumplir con la legalidad y que podrían superar las 4.000 camas -entendiendo que puede haber un millar de pisos no regulados-.

La redistribución de los flujos de visitantes, ya no solo dentro del territorio, sino entre los distintos modelos alojativos se está convirtiendo en uno de los nuevos retos que el sector turístico deberá empezar a enfrentar a medio plazo.

Los datos

2.300 camas
más habrá en Gipuzkoa en dos años De ellas, 2.200 estarán en San Sebastián, con más de mil habitaciones.
22 hoteles nuevos
se abrirán de aquí a 2019. Veinte en Donostia y dos en el resto del territorio.

Fotos

Vídeos