«Conocimos Donostia hace dos años y hemos repetido»

El auge de los pisos turísticos se nota entre los visitantes. A los extranjeros les asustan menos los precios, «comparado con otros países», dicen

PAULA DÍAZ SAN SEBASTIÁN.

Salir a pasear tranquilamente por Donostia en temporada estival se convierte año tras año en una misión cada vez más imposible. Vaya uno adonde vaya encontrará las calles abarrotadas. Las llenan cuadrillas que salen a tomar algo aprovechando el buen tiempo, familias que quieren disfrutar de un buen día de playa... Y turistas, sobre todo turistas.

La capital guipuzcoana es un destino cada vez más elegido para pasar las vacaciones, especialmente en verano. Turistas nacionales y extranjeros sucumben a los encantos de la ciudad y de todo el territorio guipuzcoano. Prueba de ello son Carlos y Nancy, un matrimonio catalán que se ha aventurado a venir a visitar Donostia en autocaravana junto a sus dos hijas.

«Empezamos la ruta en Huesca y hemos pasado por un montón de pueblos. Aquí hemos parado porque vinimos hace dos años y mi hija se enamoró de esta ciudad», cuenta el padre entre risas, «así que pasaremos aquí un par de días y luego seguiremos la carretera hasta Bermeo». Una ruta que realizarán por la costa, para poder visitar pueblos como Zarautz, Getaria o Mutriku.

Sin embargo, hay quienes prefieren no salir de San Sebastián. Es el caso de Connor y sus amigos, un grupo de jóvenes irlandeses que han pasado en la ciudad nada menos que tres semanas, antes de seguir sus vacaciones en Marbella.

«La ciudad es realmente bonita. Es la primera vez aquí para todos, menos para Niall», explica Connor mientras señala a su compañero pelirrojo, que es el culpable de que todos hayan pasado las vacaciones en Donostia. «Me gustó mucho la ciudad cuando vine la primera vez y por eso la propuse como destino», afirma.

Algo parecido le pasó a Erica, una joven de Miami que este año ha vuelto a la ciudad acompañada por su pareja. «Es la primera vez que Cameron pisa San Sebastián, pero yo ya había venido aquí hace unos años, y desde entonces es mi ciudad favorita de toda la península», asegura la joven. La pareja no ha conocido otras localidades de Gipuzkoa, pero no por falta de ganas, sino de tiempo. «Aunque nos gustaría quedarnos más, solo hemos venido a pasar tres días aquí, para asistir a una boda», explican.

Al igual que el grupo de irlandeses, los estadounidenses han optado por alquilar un apartamento para alojarse en la ciudad durante su estancia. Una tendencia que parece haber ido en aumento, convirtiéndose en una alternativa al hotel o pensión. Aunque, para los amantes de la naturaleza, hay más opciones a considerar, como el camping, por ejemplo. La familia catalana de Carlos y Nancy, aunque en esta ocasión pasa las noches en la autocaravana, dice que «la anterior vez que vinimos nos quedamos en una casa rural, en Igeldo». También es buena opción.

El debate de los precios

Hay muchas razones que invitan a los turistas a visitar Gipuzkoa, en especial Donostia: las playas y la gastronomía son dos de sus recursos más valorados. Pero la capital guipuzcoana también tiene fama por otra razón: los altísimos precios. Carlos asegura que esa es su gran queja sobre este municipio. «Nos hemos ido a tomar algunos pintxos, un par de txakolís y un refresco, y nos han 'clavao' 40 euros», dice, aún atónito.

Quienes no parecen pensar lo mismo son los turistas extranjeros. Al preguntarles sobre la polémica, tanto los irlandeses como los estadounidenses responden que les parece una ciudad «muy barata comparada con otros países», coinciden.

Fotos

Vídeos