El conductor que causó la muerte del vecino de Zarautz cuadruplicaba la tasa de alcohol

Una vecina de Zarautz que pudo hablar con dos testigos, en el lugar en el que el domingo por la tarde se produjo el accidente./ETXEBERRIA
Una vecina de Zarautz que pudo hablar con dos testigos, en el lugar en el que el domingo por la tarde se produjo el accidente. / ETXEBERRIA

El acusado quedó ayer en libertad con cargos tras ser conducido al juzgado de Azpeitia. El automovilista arrojó 0,98 en el test de alcoholemia que se le practicó después de haberse dado a la fuga tras el siniestro

JAVIER PEÑALBASAN SEBASTIÁN.

En libertad con cargos. Así se encuentra el conductor que la tarde del domingo causó la muerte de un vecino de Zarautz de 79 años en un atropello y se fugó. El automovilista dio positivo en el test de alcoholemia que se le practicó y podría enfrentarse a una imputación de hasta tres delitos. Los restos del peatón serán incinerados hoy al mediodía en un tanatorio de San Sebastián.

El detenido, de 43 años de edad, natural de Zarautz aunque residente en Donostia, pasó la noche del domingo al lunes en los calabozos de la comisaría de la Ertzaintza de la localidad costera, situada a pocos metros del lugar siniestro. El investigado fue arrestado poco después de que se produjera el accidente. El suceso tuvo lugar a las siete y cuarto de la tarde, en la calle Gipuzkoa, dentro del casco urbano de municipio. En circunstancias que todavía están siendo objeto de una investigación, la víctima, que residía a escasos treinta metros del lugar, fue arrollada cuando cruzaba dicha calzada. El fallecimiento del peatón se produjo de manera casi instantánea, sin que las unidades de asistencia sanitaria pudieran hacer nada por salvar su vida. Su cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Donostia donde ayer por la mañana se le practicó la autopsia.

Tras el arrollamiento, el chófer involucrado huyó del lugar. Algunos testigos indicaron que lo hizo de manera precipitada. Sin embargo, la posterior investigación llevada a cabo por efectivos de la Ertzain-tza, posibilitó la localización del coche en Zarautz así como del conductor involucrado, que fue detenido y conducido a dependencias policiales.

2 atropellos

se llevan registrados este año en Gipuzkoa.
Al ocurrido en Zarautz haya que añadir el ocurrido el pasado 10 de enero cuando un chófer, de 48 años y natural de Rumanía, fue arrollado por su propio camión en Oiartzun cuando realizaba junto con un compañero las maniobras de enganche del remolque con la cabeza tractora en el área de la AP-8.

Fuentes cercanas a la investigación han indicado que en el posterior test de alcoholemia al que fue sometido arrojó una tasa de 0,98 miligramos por litro de aire espirado. Hay que recordar que los automovilistas con más de dos años de antigüedad del permiso no pueden conducir con tasas superiores a 0.5 gramos por litro en sangre y 0.25 miligramos por litro en aire espirado. En el caso de Zarautz, por lo tanto, el investigado casi cuadruplicaba el límite establecido.

Desde el Departamento vasco de Seguridad indicaron que el arrestado fue conducido ayer por la mañana al Juzgado de Guardia de Azpeitia, donde, asistido por un abogado, prestó declaración. Lo hizo en calidad de imputado. Al término de la diligencia, el automovilista quedó en libertad con cargos.

Otras fuentes consultadas señalaron que al detenido, hijo de un conocido industrial de la zona fallecido, ya le había sido retirado el permiso de conducir durante un año y medio.

Tres delitos

Fuentes jurídicas consultas indicaron que el chófer podría enfrentarse a tres delitos: uno por homicidio, otro contra la seguridad vial, por haber conducido bajo los efectos del alcohol, y el tercero por omisión del deber de socorro, toda vez que se dio a la fuga sin prestar atención alguna al atropellado.

Queda, no obstante, por determinar si en el transcurso de la instrucción, la parte acusadora considera que el delito de homicidio cometido es de carácter imprudente o doloso. La diferencia de penas entre uno y otro es más que notable, ya que si el primero está castigado con hasta cuatro años de prisión, el segundo contempla entre diez y quince años. En este sentido, la Audiencia de Gipuzkoa ha dictado recientemente un precedente que podría sentar doctrina jurisprudencial siempre que el Tribunal Supremo confirme el fallo que condenó a un transportista portugués a 12 años y 6 meses de prisión por causar la muerte de la errenteriarra Beatriz Hernández Rivas hace tres años en la N-1. El acusado circuló nueve kilómetros por la N-1 en dirección contraria en estado de embriaguez. El tribunal de la Sección Primera le declaró autor de un delito contra la seguridad vial en relación concursal con otro de homicidio. Es la primera vez que en Euskadi un conductor implicado en un siniestro de tráfico mortal es condenado por homicidio doloso. Este caso se encuentra recurrido ante el alto tribunal

La instrucción judicial determinará si al final se le imputa un delito imprudente o doloso

Se enfrenta a los delitos de homicidio, contra la seguridad en el tráfico y omisión de socorro

El detenido ya tuvo retirado anteriormente el permiso de conducir durante un año y medio

La instrucción judicial que a partir de ahora se desarrolle en el juzgado de Azpeitia al que le ha correspondido el atropello de Zarautz permitirá a las partes establecer si existe similitud con el caso del 'kamikaze' portugués, o por el contrario no concurren los mismos elementos.

Segundo atropello del año

El fallecimiento de este vecino de Zarautz es el segundo que se produce este año en Gipuzkoa como consecuencia de un atropello. El anterior se produjo el pasado 10 de enero cuando un chófer, de 48 años y natural de Rumanía, fue arrollado por su propio camión en Oiartzun cuando realizaba junto con un compañero las maniobras de enganche del remolque con la cabeza tractora en el área de descanso de la AP-8.

El pasado año se contabilizaron dos muertes por arrollamiento. La primera víctima fue un vecino de Azkoitia que murió en el mes de febrero cuando señalizaba una avería de su coche en la autopista AP-8, a la altura de Itziar. Un camión que circulaba en sentido Irun golpeó al azkoitiarra, que permanecía en la calzada.

El segundo de los atropellos ocurrió en el mes de octubre. Un hombre de 64 años, vecino de Zumarraga, falleció, después de ser atropellado por un camión que estaba maniobrando a la altura de la rotonda de Eitza de la localidad.

La del domingo es la cuarta víctima mortal en accidente de tráfico en lo que va de año en Gipuzkoa. Los primeros dos fallecimientos se produjeron el pasado 4 de enero en un siniestro ocurrido en la carretera GI-627 a la altura de Aretxabaleta, en el que una motocicleta y un autobús colisionaron de forma frontal, causando la muerte inmediata de ambos conductores.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos