Condenado un okupa que se resistió a un desalojo en Tolosa y otro por agredir a un agente

Los hechos ocurrieron en enero del año pasado en un chalet del paseo Pedro Tolosa de la localidad guipuzcoana

DVSAN SEBASTIÁN.

Un joven que tomaba parte en la ocupación de un inmueble en Tolosa ha sido condenado a cuatro meses de cárcel por resistirse a ser desalojado, mientras que otro, que participaba en un acto de apoyo a los okupas, ha sido condenado a ocho meses por propinar una patada a un policía.

Según la sentencia del caso a la que ha tenido acceso EFE, los hechos se produjeron sobre las 18.00 horas del 16 de enero de 2016, cuando la Ertzaintza destacó una dotación policial en la localidad papelera para desalojar un chalet que había sido ocupado en el paseo Pedro Tolosa. La resolución explica que en el lugar se había congregado «una multitud de personas, tanto a la entrada del inmueble como fuera del mismo, en apoyo» a los ocupantes.

El escrito judicial precisa que, «ante la negativa al desalojo» y tras los oportunos «requerimientos verbales», los ertzainas fueron sacado «uno a uno» a las personas que se encontraban en la vivienda. Para ello, los agentes se dividieron en parejas, cada una de las cuales sacaba a un ocupante a la calle, mientras eran escoltados por otros dos policías que les daban cobertura «en caso de agresión».

No obstante, algunas de las personas que se encontraban allí «abandonaron voluntariamente y sin resistencia la entrada del inmueble».

En este contexto, dos policías pidieron al primero de los acusados que abandonara el edificio, órdenes que éste «desoyó» para permanecer sentado a la entrada del inmueble, hasta que fue sacado por los ertzainas que «lo agarraron y lo llevaron hasta la calle». Mientras tanto, el segundo inculpado «estuvo participando, junto con otros jóvenes, en apoyo de los okupas del inmueble, fuera del cordón policial -establecido-, hasta que, en un momento dado, se dirigió a un ertzaina que estaba interviniendo en el desalojo y le propinó una patada en la pierna derecha».

A consecuencia de esta agresión, este agente sufrió una contusión en la rodilla derecha de la que tardó dos días en recuperarse. Además de este policía, en los incidentes ocurridos este día otros tres agentes sufrieron lesiones como esguinces, dolor escapular, cervicalgias postraumáticas y contusiones. Por estos motivos, la sentencia condena ahora al primero de los acusados a cuatro meses de prisión como responsable de un delito de resistencia, mientras que al segundo le impone ocho meses, una multa de 150 euros como autor de un delito de atentado y otra de 60 euros para indemnizar al agente agredido por las lesiones causadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos