Condenado por intentar abusar sexualmente de su expareja en Bergara

Se le ha impuesto una condena de medio año de cárcel y se le prohíbe aproximarse a su víctima y comunicarse con ella durante un año y seis meses

EFESan Sebastián

Un hombre ha sido condenado a medio año de cárcel por intentar abusar sexualmente de su expareja en un domicilio de Bergara.

Según la sentencia del caso, a la que este martes ha tenido acceso EFE, los hechos sucedieron sobre las 1.00 horas del 13 de agosto de 2014, cuando el acusado, que había mantenido una relación sentimental con su víctima desde junio de 2013 hasta febrero de 2014, se abalanzó sobre la perjudicada "con ánimo de satisfacer sus deseos sexuales" y la tiró al suelo.

Seguidamente, el procesado le quitó la ropa "sin su consentimiento", al tiempo que le tapaba la boca "para evitar que pidiera auxilio", aunque "no consiguió su propósito de realizar tocamientos a su expareja" ya que la mujer consiguió "zafarse golpeándolo con un objeto de cristal en la cabeza".

La resolución judicial explica que, aunque el procesado no acudió al juicio oral, "las pruebas de cargo practicadas a instancias de la acusación" resultaron "sobradas y concluyentes" para considerar "destruida" su presunción de inocencia.

Para ello, otorga total credibilidad al testimonio de la víctima que resultó "claro, coherente, contundente y plenamente coincidente" desde el primer momento "en que fue atendida por los agentes de la Ertzaintza" que acudieron al lugar y asistida por un "facultativo" en el ambulatorio, así como "a lo largo de la fase de instrucción" y "finalmente en el acto del juicio".

El texto judicial considera además que la versión de la perjudicada cumple "el requisito de la persistencia en la incriminación", "no existen motivos que evidencian causas de incredibilidad" en su declaración y cuenta además con "corroboraciones periféricas".

Por estos motivos, la sentencia condena ahora al hombre a medio año de reclusión como autor de un delito de agresión sexual en grado de tentativa, al tiempo que le prohíbe aproximarse a su víctima y comunicarse con ella durante un año y seis meses.

Fotos

Vídeos