Condenado en Donostia por maltratar a su pareja y amenazarla con subir «intimidades» a internet

Cartel de denuncia durante una movilización contra la violencia machista./EFE
Cartel de denuncia durante una movilización contra la violencia machista. / EFE

El acusado insultaba y pegaba «de forma sistemática» a su novia, a la que controlaba el móvil y la forma de vestir

EFESan Sebastián

«Tenemos intimidades y las voy a subir a Facebook», es una de las múltiples amenazas sufridas por una mujer hacia la que su maltratador -condenado ahora por un juzgado donostiarra- mantuvo una actitud «autoritaria y agresiva» durante su relación para «imponer su voluntad y su posición de dominio en el seno familiar».

Según la sentencia del caso, los hechos se produjeron entre noviembre de 2014 y el 8 de febrero de 2015, tiempo durante el que la pareja convivió en un domicilio de San Sebastián.

La resolución explica que en este período, «de manera continuada y sistemática», el hombre propinó «empujones y tortazos» a la mujer, a la que agarraba de los brazos, tiraba del pelo, arañaba y revisaba las llamadas de su teléfono móvil. Además, le impedía salir con sus amigas y controlaba su forma de vestir, por lo que la víctima sufría «una situación de temor constante hacia el encausado».

Violencia continua

El escrito judicial detalla varios episodios concretos de maltrato sufridos por la perjudicada, como el ocurrido el día de Nochebuena de 2014, cuando el hombre se enfadó porque la chica llegó tarde «tras la cena con sus familiares» y la insultó, en medio de la calle, con expresiones como: «hija de puta, guarra, asquerosa, te vas a cagar», tras lo que la agarró del pecho, la arañó y «le lanzó unas llaves» que chocaron contra el coche de la mujer.

En otra oportunidad, sobre las 19.30 horas del 11 de enero de 2015, la pareja se encontraba en el domicilio en el que residía junto a la madre de él, cuando el imputado comenzó a insultar a su pareja, la empujó contra una balda de la habitación, le propinó un puñetazo, la agarró del cuello y le quitó las llaves para impedirle que saliera de la vivienda.

Asimismo, el 5 de febrero del mismo año, el inculpado y la afectada iniciaron una discusión en el interior del coche de ella, donde el hombre la agarró por el brazo y la golpeó con un móvil en un ojo, mientras la volvía a insultar.

Tres días después, el acusado empujó a la perjudicada en el domicilio familiar hasta que ella cayó al suelo, la insultó, le propinó varias patadas y le advirtió de que ambos tenían «intimidades» que pensaba «subir a Facebook», tras lo que le golpeó con una llave usb en la cabeza.

Orden de protección

A consecuencia de estos hechos, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de San Sebastián emitió una orden de protección en favor de la víctima que prohibía al encausado aproximarse a la perjudicada o comunicarse con ella y, un mes más tarde, amplió esta medida aumentando la distancia a la que el hombre no podía acercarse a la mujer e impidiéndole acudir a dos localidades guipuzcoanas que ella solía frecuentar.

La sentencia explica que a raíz de todos estos hechos la chica presenta una «sintomatología ansioso-depresiva derivada de una relación de asimetría y control, característica de la violencia de género».

Por todo ello, el texto judicial considera al hombre responsable de un delito de maltrato habitual en el ámbito familiar, de cuatro delitos de maltrato no habitual y de un delito continuado de amenazas en el ámbito familiar por los que le impone seis meses de cárcel y 300 días de trabajos en beneficio de la comunidad.

Igualmente, el procesado no podrá aproximarse a su víctima durante diez años ni comunicarse con ella durante siete años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos