Condenado un conductor ebrio cuyo coche ardió en Donostia tras circular sin rueda

DV SAN SEBASTIÁN.

Un juzgado donostiarra ha condenado a 7 meses y 15 días de cárcel y a pagar una multa de 810 euros a un conductor ebrio que tuvo un accidente en el que perdió una rueda, a pesar de lo cual siguió circulando sobre el disco del freno hasta llegar a su destino, momento en el que aparcó el coche, que se incendió. Según la sentencia del caso, a la que ha tenido acceso Efe, los hechos sucedieron sobre las 3.30 horas del 13 de julio de 2015, cuando el acusado circulaba con su vehículo por el Paseo del Urumea y, a la altura del puente de la Real Sociedad, chocó contra un objeto no identificado y perdió una de las ruedas del turismo.

La resolución aclara que, a pesar del impacto sufrido y de la pérdida de la rueda, el hombre continuó su marcha mientras el automóvil «echaba chispas» como consecuencia del rozamiento «del eje y del disco de freno contra el asfalto», donde dejó abandonados diferentes «restos» del coche sobre la calzada. El procesado concluyó su recorrido en la calle Gregorio Ordóñez del barrio de Amara, donde lo dejó aparcado y se marchó, «momento en el que el coche comenzó a arder». Al percatarse de la presencia de la Guardia Municipal, el acusado arrojó al suelo unas llaves, entre las que se encontraban las del vehículo.

Fotos

Vídeos