Condenada por comprar online en Eroski con falsas identidades

Condenada por comprar online en Eroski con falsas identidades

Un juzgado de San Sebastián impone a la acusada una pena de seis meses de prisión

J. PEÑALBA SAN SEBASTIÁN.

Una mujer ha sido condenada en San Sebastián a seis meses de prisión por realizar a través de internet compras por valor de 2.300 euros en Eroski y no abonar cantidad alguna. La acusada creó en la web de la citada firma comercial fichas simuladas de clientes y efectuó hasta ocho pedidos, alguno por un importe superior a 400 euros.

La resolución judicial, dictada por la titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Donostia, relata que desde diciembre de 2012 hasta febrero de 2013 la acusada, «movida por un evidente propósito de obtener un ilícito enriquecimiento económico a costa del patrimonio de terceros, concibió la idea de efectuar pedidos a través del servicio online de Eroski. De esta manera, aparentó estar interesada en realizar compras por medio de dicho servicio «pero sin que en momento alguno y desde el inicio tuviera el propósito» de abonar por los artículos que había demandado, según se recoge en la sentencia.

La resolución indica que con este objetivo y para «sortear los posibles bloqueos derivados de los futuros impagos que ineludiblemente se iban a producir», dice la jueza, la acusada creó en la web de Eroski online fichas simuladas de clientes, para lo cual alteró los nombres auténticos de los compradores. Así, utilizó identidades inexistentes y hasta facilitó la de un menor de edad como si se tratase de un adulto. También empleó números ficticios de documentos de identidad para «crear la apariencia de cargos realizados por nuevos consumidores».

La sentencia señala que la mujer usaba para el pago de la compra una tarjeta del Banco Santander de la que era titular, si bien precisa que era consciente de que «carecía de respaldo económico suficiente» para hacer el abono de la cuantía de las compras que había realizado. Asimismo, usaba una segunda tarjeta, de la Caixa, propiedad de su marido que también fue juzgado, aunque ha sido absuelto después de que la Fiscalía retirase los cargos que había en su contra. Esta segunda tarjeta figuraba de baja en la entidad desde enero de 2003.

Ocho compras

De esta manera, la acusada realizó ocho compras por valor de 2.346 euros, aunque en otra ocasión intentó realizar otras veintiocho operaciones más con cargo a una de las tarjetas que, sin embrago, resultaron fallidas.

Las compras fueron por importes considerables. Una de las veces adquirió productos valorados en 421 euros y en otras cuatro fueron superiores a 300.

En la sentencia, la titular del juzgado indica que «resulta acreditado» que la acusada realizó varios pedidos utilizando diversos nombres y números de documentos nacionales de identidad, «sabiendo que no iba a abonar su importe».

En el juicio, la mujer reconoció que era la titular de la tarjeta con la que se hicieron los pedidos y que sabía que la tarjeta no tenía efectivo.

El agente de la Ertzaintza que investigó los hechos explicó que todos los pedidos se entregaban en el mismo domicilio en el que estaba empadronada la acusada. Asimismo, indicó que el motivo por el que se utilizaron diversos nombres se debe a que si un cliente, identificado con su nombre y documento nacional de identidad, adeuda dinero a Eroski, el sistema no le permite realizar un nuevo pedido.

En la sentencia, la magistrada sentencia a la mujer a seis meses de prisión como responsable de un delito de estafa. Asimismo, le condena a indemnizar a Eroski con los 2.347 euros «por el dinero defraudado», suma a la que habrá que añadir los intereses legales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos