Condena para las ladronas del bolso revestido de aluminio

Accedieron a cuatro establecimientos comerciales del centro de Donostia y fueron sorprendidas cuando intentaban robar en el quinto

JAVIER PEÑALBA SAN SEBASTIÁN.

Su especialidad es el robo en comercios. Formaban un grupo que ponía en práctica una modalidad que impide a los arcos de seguridad detectar la sustracción de artículos en venta. Para ello, usaban bolsos forrados de aluminio. Pero en mayo de 2015, las cosas no les salieron como esperaban y al final, dos de las mujeres que integraban la banda fueron detenidas por la Guardia Municipal. Ahora, un juzgado de San Sebastián les ha condenado a penas de 8 y 12 meses de prisión.

Aquel 8 de mayo, la actividad que desplegaron las acusadas fue frenética. La resolución judicial dictada por el titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Donostia señala que las dos mujeres acusadas y una tercera, cuya identidad se desconoce ya que logró darse a la fuga, se pusieron de acuerdo para dirigirse a diversos establecimientos donostiarras con la finalidad de robar. Para ello, las mujeres se dotaron de una bolsa especialmente preparada para evitar que se activaran los detectores de alarmas colocados en las prendas así como otros objetos. Estos bolsos estaban revestidos por su parte interior con material de aluminio que impide la correcta lectura de los sistemas de detección.

De esta forma, las acusadas, junto a la persona que consiguió huir, se personaron en un establecimiento de la calle Moraza de la capital e introdujeron en la bolsa productos valorados en 444 euros, si bien a la hora de pasar por la caja solo abonaron un champú cuyo precio se ignora.

El revestimiento impedía que saltaran las alarmas de los detectores de objetos robados

El grupo estaba integrado por tres personas, una de las cuales se dio a la fuga

Poco después, estas tres personas acudieron a una boutique de ropa situada en la calle Getaria, de donde se llevaron una prenda cuyo precio ascendía a 51 euros.

Ahí no quedó la cosa. El mismo grupo accedió a otra tienda de ropa, también de la calle Getaria, de donde sustrajeron una cazadora valorada en 22,99 euros. Al igual que los casos anteriores, las autoras introdujeron la prenda en la bolsa y salieron del establecimiento sin que las alarmas saltaran.

No satisfechas con los botines anteriormente conseguidos, las mujeres lo intentaron una vez más y se dirigieron a otro comercio, esta vez de venta de ropa interior, donde metieron en la bolsa varios productos valorados en 247 euros. Llevaban ya cuatro de cuatro.

Animadas seguramente por el éxito, esta banda de ladronas planificó otro robo. Lo que entonces no sospechaban es que fuera a ser el último. Las tres accedieron a una farmacia del centro de la capital y mientras una de ellas entretenía a la dependienta haciéndole pregunta, las otras dos cómplices, aprovechando que su compañera se había colocado estratégicamente para tapar la visión de la farmacéutica, cogieron varias limas valoradas en 89 euros y las ocultaron también en el interior de la 'bolsa mágica'.

Dudas de sus intenciones

En un momento dado, sin embargo, la empleada comenzó a dudar de las verdaderas intenciones de la persona que, pregunta tras pregunta, le mantenía entretenida. Ante esta situación, la mujer llamó a su padre que permanecía en la rebotica mediante un timbre situado debajo del mostrador. La presencia del padre hizo que las tres mujeres emprendieran la huida de manera precipitada. En la fuga, la hija persiguió tras una de ellas, a la que precisamente portaba la bolsa, a quien logró dar alcance .

La empleada de la farmacia la agarró entonces del brazo con la intención de comprobar si se habían llevado algunos objetos del mostrador que había echado en falta. Al verse interceptada, la acusada comenzó a golpear a la farmacéutica en el brazo hasta que consiguió soltarse. De esta forma, la ladrona logró alejarse unos metros, si bien poco después fue retenida por una tercera persona que la condujo de nuevo a la farmacia.

Agentes de la Guardia Municipal de San Sebastián se personaron en el lugar y procedieron a su detención. Posteriores averiguaciones policiales posibilitaron el arresto de la otra acusada. De la tercera integrante de este grupo, nada se supo.

Fotos

Vídeos