Otro colegio con espíritu guipuzcoano se alza en Uganda

Otro colegio con espíritu guipuzcoano se alza en Uganda

El proyecto 'Amigos Solidarios' acaba de finalizar la construcción de un centro educativo para 500 menores, además de aulas para enseñanza de oficios básicos

ESTRELLA VALLEJO

La solidaridad guipuzcoana ha permitido que alrededor de 500 niños de Bujagali, una de las zonas más desfavorecidas de Uganda, ya cuenten con un centro escolar de educación primaria. El proyecto 'Amigos Solidarios' finalizó a comienzos de julio una obra que permite albergar los siete cursos reglados en el país, cuenta con un aula para niños con diversidad funcional, tres aulas para la enseñanza de oficios y una zona deportiva con un pequeño parque infantil que «facilita el esparcimiento y la participación e interacción con otros centros de comunidades o poblaciones cercanas», señalan desde el colectivo.

No se trata de un proyecto aislado. La construcción de este centro servirá para dar continuidad al ciclo educativo iniciado con el Centro de Preescolar ya construido y entregado con anterioridad por el propio colectivo, al igual que el Centro Comunitario, que fue la primera actuación en la zona y «desde el que se articula la acción de la asociación local a la que apoyamos», señala Javier Colomo, fundador de 'Amigos Solidarios' y promotor del proyecto.

Este guipuzcoano, que se desplaza al país africano varias veces al año, fue la mecha de un proyecto solidario que se inició hace años pero que a día de hoy, señala, ha pasado a convertirse en un proyecto colectivo que apuesta por mejorar las condiciones de vida de poblaciones desfavorecidas pero dotándoles de «necesidades definidas y demandadas por la comunidad donde se pretende ayudar, utilizando materiales locales siempre que sea posible». Un ejemplo de ello es que cada edificio cuenta además con un tanque de 5.000 litros para el almacenamiento de agua.

Con esa filosofía como telón de fondo, la última intervención está dirigida a la población de entre 8 y 16 años, es decir, del orden de 450-550 niños y niñas, así como otros 25 menores con algún tipo de diversidad funcional. Más allá de la idea inicial de construir un complejo destinado a la Educación Primaria, se estimó dotar al complejo escolar de un espacio para desarrollar lo que denominan 'Vocacional Training' y que consiste en la enseñanza de oficios relacionados con la artesanía, costura o carpintería. El motivo por el cual decidieron añadir este complemento educativo es para intentar «frenar el abandono escolar en la mayoría de las ocasiones motivado por los embarazos tempranos de las chicas y la capacidad para trabajar y ayudar a las familias», explica Colomo. Asimismo, el centro cuenta además con dos viviendas para cuatro profesores, «para potenciar la atención al alumnado fuera incluso de las horas lectivas regladas».

Una pregunta clave

Colomo lo ha explicado en numerosas ocasiones. Todo comenzó por una pregunta «¿Nos puedes ayudar?». La respuesta fue: «Solo os puedo prometer que lo intentaremos». Y así 'Amigos Solidarios' comenzó de manera «informal», enfocando su ayuda a través de la colaboración con otras ONGs y mediante la ejecución de proyectos propios. El primero de ellos fue en Kitgum, la zona más pobre de Uganda, donde levantaron en un año un edificio para cuatro aulas y electrificado mediante energía solar.

Se definen como un grupo independiente, sin ninguna afiliación religiosa, política o gubernamental, compuesto por personas que se han encontrado con el problema de no saber cómo ayudar o por dónde empezar, y que en muchos casos han sentido la desconfianza hacia las grandes ONG’s «por su lentitud, por los costes que suponen, por su burocracia y por desconocer el destino de los fondos recibidos». Es por ello que con cada proyecto finalizado, 'Amigos Solidarios' hace público el gasto total realizado, porque «la transparencia es uno de los valores que sustentan el proyecto», defiende.

De hecho, en el caso del centro de primaria, según recoge la memoria, el presupuesto se ha incrementado un 5% sobre lo estimado, alcanzando los 152.495 euros, además de otros 5.081 euros correspondientes a gastos relacionados con la obra, como las comisiones de los bancos españoles y ugandeses, comida para los trabajadores, transporte o gastos de agua.

Así, desde el proyecto solidario agradecen la ayuda recibida hasta la fecha y apuntan que para continuar desarrollando proyectos, «vuestra implicación y generosidad es indispensable. Por ridículos que parezcan aquí los donativos, allí no lo son», subraya Colomo quien invita a visitar su página web .

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos