Colas de madrugada para renovar el DNI

A las 8 de la mañana la fila superaba la veintena de personas que esperaban a renovar su documentación./DV
A las 8 de la mañana la fila superaba la veintena de personas que esperaban a renovar su documentación. / DV

Guipuzcoanos sin cita esperan en la calle desde las 5 de la mañana para poder sacarse el documento. El tiempo de espera en la oficina de Donostia para ser uno de los veinte afortunados diarios es de 4 horas como mínimo

ESTRELLA VALLEJOSAN SEBASTIÁN.

Renovar el pasaporte o el DNI en verano se ha convertido en una yinkana en la que solo los más madrugadores (sin cita previa) podrán salir de las nuevas dependencias de la Policía Nacional en el paseo del Urumea de Donostia con su documento bajo el brazo.

En previsión de que el verano, una vez más, se avecinaba con cierto plus de actividad, ya en abril el Ministerio de Interior optó por ampliar las horas de atención cubriendo el horario comprendido entre las 8.30 y las 18.00 horas. Así, a las 400 personas atendidas de media al día, podrían sumarse otras cien, lo que permitiría reducir una lista de espera y una saturación que ya afectaba el cuarto mes del año al 62% de las 289 oficinas del Estado.

No obstante, pocos meses después y ya en plena temporada estival, cuando el número de demandantes y urgencias aumenta de forma considerable, una placa que luce en la verja de entrada de las dependencias donostiarras anuncia que el horario para renovar la documentación vuelve a ser de 9 de la mañana a 5 de la tarde. E incluso en un folio pegado en la parte inferior de dicha placa se especifica que durante la Semana Grande -«del 11 al 18 de agosto, ambos inclusive»- el horario se reducirá de 10 a 13 horas.

Sin embargo, a la limitación horaria se le suma además la cola presencial que una veintena de personas hacen a diario frente a la verja de la Policía Nacional, una medida adoptada con el fin de poner cierto orden a las urgencias de quienes deben renovar su documentación y no consiguen una cita en un breve periodo de tiempo.

Veinte personas pasan como 'urgencias'. Solo veinte. Pero para ello no es suficiente acudir media hora antes de que se abra la puerta. Tampoco plantarse en la entrada con una hora de antelación garantiza el acceso. Para asegurarse no haber madrugado en balde, las esperas diarias rondan las 4 horas.

El horario de renovación ha vuelto a reducirse en agosto y más aún en Semana Grande

«Cuatro horas de cola bajo la lluvia y de pie en el siglo XXI no tiene lógica», critica una joven

Uno de esos casos es el de Paula, una joven de 30 años que debe coger un vuelo el próximo 1 de septiembre. Su pasaporte caduca en febrero pero no cumple con los seis meses de validez que le exigen al viajar en el país al que se dirige. En junio intentó coger cita previa a través de internet pero la fecha más cercana rondaba finales de septiembre, «así que mi única opción era madrugar», comenta a la salida tras conseguir su nuevo pasaporte.

Fue a las dependencias de la Policía a consultar cómo podía renovar su documentación sin cita «y un agente de la entrada me informó de que solo pasan las veinte primeras personas» y le advirtió de que a las 7.30 de la mañana ya suelen superar ampliamente esa cifra. «Ayer vine a las 6.30 de la mañana. Mi sorpresa fue cuando empecé a contar y ya había 23 esperando. Una mujer me dijo que los primeros habían llegado a las 4.30 de la mañana así que me fui a casa y hoy he optado por madrugar un poco más y he venido a las 5.30 de la mañana», dice con cara cansada.

Ha llegado en segunda posición. Según comenta a las 6.15 horas ya había 14 personas haciendo cola y a las 7.30 superaban la veintena y las casuísticas de lo más variadas. «En la cola había un hombre que venía por tercera vez porque en las dos anteriores se había quedado fuera. Ha comentado que ayer abrieron la verja a las 8.30 porque llovía». Pero Paula no ha tenido tanta suerte.

La joven, y las voces de quienes han visto amanecer junto a ella en el paseo del Urumea, coinciden en que «en pleno siglo XXI no tiene lógica alguna que haya que hacer cuatro horas de cola de madrugada para renovar un DNI».

En la misma línea, denuncian la «deshumanización» de los agentes que «viendo que llevábamos cuatro horas fuera, de pie y bajo la lluvia, que había mujeres mayores, ni si quiera se han dignado a abrir la verja para que nos metiéramos bajo el soportal, y cuando han dado las 8.45 y nos han dejado entrar, la amabilidad ha brillado por su ausencia», señala la donostiarra, reproduciendo los comentarios de otros compañeros de fatiga.

Baja la demanda

Sin embargo, el 'boom' del verano parece que empieza a suavizarse. Prueba directa es que el plazo reserva de una cita es considerablemente menor.

Por ejemplo, para renovar el DNI en las oficinas de Donostia, la citación más cercana es para el próximo 5 de octubre entre las 12.18 horas y las 13.42 horas. En el caso de Irun, no hay hueco hasta el día 11 del mismo mes, cuando ofrecen seis turnos diferentes entre las 12.00 y las 13.00 horas.

Para actualizar el pasaporte, la espera resulta menor a estas alturas del verano, ya que en el caso del servicio de la localidad fronteriza podrían tener un hueco el próximo 6 de septiembre con seis horarios diferentes entre las 11.12 y las 14.00 horas y para el caso de Donostia, el próximo 8 de septiembre, con seis citas entre las 11.12 y las 12.36 horas.

5 de octubre

es la fecha más cercana para renovar el DNI en la oficina de San Sebastián y el 11, en Irun. En el caso del pasaporte dan cita para el 6 de septiembre en Irun y el 8 de septiembre en Donostia.

Renovar documentación

Cita previa
www.citapreviadnie.es
De urgencia
Solo acceden las primeras veinte personas de la fila al día. Es necesario llevar los documentos que acrediten la urgencia (billetes de avión...).

Fotos

Vídeos