Cohesión urbanística desde Trintxerpe hasta el muelle de San Pedro

Una plaza en el parking de Hospitalillo y la cubierta de la lonja son los estandartes de un paseo con derivadas económicas y sociales

G. L. SAN SEBASTIÁN.

La urbanización de la cubierta de la lonja dará continuidad al recorrido urbano que arrancará en Trintxerpe, incluyendo su pasarela ciclista y peatonal con la estación de Topo de Herrera que ya se está construyendo, y llegará hasta San Pedro para terminar con el nuevo paseo de Ondartxo, junto a la factoría Albaola, cuyas obras han salido a licitación esta misma semana.

El proyecto global de regeneración contempla incorporar el muelle de Trintxerpe al tejido urbano desde una perspectiva lúdica, con anchos paseos que unen el muelle de Hospitalillo con la terraza de la cubierta de la lonja, dos de los espacios estandartes de la regeneración urbana de Pasaia. Esta franja estará de hecho puntualmente interrumpida por pequeños edificios destinados a alojar establecimientos de hostelería, dispondrá de pequeñas terrazas adosadas y animará el recorrido al lado de la lámina de agua.

En el actual parking de Hospitalillo, el proyecto propone la recuperación del espacio del muelle para el uso ciudadano, para lo cual prevé limpiar el espacio a través de un aparcamiento subterráneo de una sola planta que permita liberar de vehículos la superficie.

Pero el paseo que llegará hasta la lonja se iniciará más lejos, en la entrada de Trintxerpe y su conexión con la estación de Topo de Herrera, lo que convertirá todo el eje portuario de Pasaia en un mismo trayecto cohesionado urbanísticamente y a mano de la ciudadanía de Donostialdea. Sobre el objetivo de la transformación urbanística prevalecerá, no obstante, la reactivación económica y social de la zona.

Fotos

Vídeos