PNV y PSE cierran la puerta a la ampliación de la pista del aeropuerto

Zona de Mendelu hacia donde se propone la ampliación de la pista del aeropuerto, cuya parte final se aprecia en la imagen. / CAPDEQUI

Rechazan en las Juntas Generales la petición expresa del PP y aseguran que la problemática actual ya se está «solucionando»

GAIZKA LASASAN SEBASTIÁN.

Si no decir que 'sí' significa decir que 'no', los partidos que sustentan el Gobierno foral -PNV y PSE- cerraron ayer la puerta a la posibilidad de la ampliación de la pista del aeropuerto de Hondarribia. El tercer punto del Pleno de las Juntas Generales de Gipuzkoa se convirtió en una apelación directa a los dos partidos que comparten Ejecutivo para que aclararan su postura respecto una hipotética futura modificación de la dimensión del aeródromo guipuzcoano. Había antecedentes -declaraciones de dirigentes socialistas- que habían sembrado dudas, pero al no decir 'sí', las fuerzas del bipartito se situaron en el 'no'.

Fue el PP el que llevó a la Cámara lo que pareció un ejercicio para poner a prueba la coherencia del gobierno foral. Sometió a debate y votación una propuesta concreta, de las que dejan poca escapatoria a respuestas que quieran huir del 'sí' o 'no'. Pidió el apoyo -no sin confesar sus «dudas» sobre si lo iba a recibir- para una propuesta de resolución que decía que «las Juntas Generales de Gipuzkoa muestran su respaldo a la ampliación de la pista del aeropuerto e instan al Gobierno Vasco a impulsar un acuerdo interinstitucional entre las administraciones vascas que recoja esta obra». Su emplazamiento logró el único voto favorable del juntero popular, Juan Carlos Cano, más el de otro parlamentario que votó 'sí' por error.

La propuesta que salió adelante fue, una vez más, una enmienda transaccionada entre PNV y PSE. Coincidía con la del PP en lo abstracto, pero no en lo concreto. Ambos textos hablaban de «la operatividad presente y futura» del aeropuerto, con el matiz de que el PP empleaba el verbo «garantizar» y los partidos gubernamentales cambiaron al «preservar». Pero a la hora de explicar el cómo, el texto original hablaba de «ampliación» mientras que el que obtuvo el respaldo mayoritario eludió esta posibilidad. No dijo 'sí'.

Cano (PP) había advertido de que «la falta de un proyecto a largo plazo condena al aeropuerto a sobrevivir con turbulencias», concluyendo que «la única alternativa para garantizar el futuro de la infraestructura y eliminar su precariedad pasa la ampliación de la pista». La expresión evocó aquella otra que Denis Itxaso (PSE), teniente de diputado general, pronunció hace un mes al decir que «mantener encendida la llama de la ampliación es la única manera de que el aeropuerto tenga visos de competitividad». La idea no desentonaba la sintonía socialista con este proyecto ya que el diputado en el Congreso y exalcalde donostiarra, Odón Elorza, había planteado retomar la propuesta de «una pequeña ampliación de 200 metros» y el consejero vasco de Planificación Territorial, el también socialista Iñaki Arriola, habló de que en caso de que el aeródromo no pueda mantera las condiciones de operatividad, «habría que analizar una posible ampliación».

Tres ejes

La enmienda que ayer firmaron PNV y PSE cerró la puerta a esta opción y se centró tres ejes. El primero, el de actuar teniendo en cuenta «los factores de seguridad de viajeros y vecinos de la zona, el mantenimiento de los puestos de trabajo, la preservación del medio ambiente y el respeto a los planeamientos urbanos de los municipios afectados». El segundo, solicitar al Gobierno español la transferencia de la competencia en materia de aeropuertos para sean las instituciones vascas las que puedan «mejorar de manera decisiva la competitividad de los aeropuertos vascos». Y el tercero, pedir a Aena que agilice las obras de ranurado de la pista.

Por si no se había entendido, la juntera socialista María Jesús Egido lo dejó más claro. «Por los estudios técnicos que se han realizado, tenemos una solución que se está desarrollando y entendemos que la problemática del aeropuerto a día de hoy se está solucionando». Ante el implícito 'no' a la ampliación, la jeltzale Maije Zelaia esgrimió alguna razón del por qué. «No podemos olvidar que se trata de una zona protegida -declarada reserva de la biosfera- y que si planteamos la ampliación hacia el otro lado, los pueblos de al lado no van a permitirlo».

EH Bildu subrayó las contradicciones en el seno del bipartito y calificó la propuesta conjunta como de «ingeniería parlamentaria curiosa» para dejar un texto abierto a interpretaciones dispares. Podemos ahondó en la misma crítica al hablar de «un retórico debate que enfrenta, de forma más simulada que otra cosa, a PNV y PSE», tesis con la que hasta Cano (PP) se mostró de acuerdo.

Más

Fotos

Vídeos