Cientos de conductores quedan atrapados por la nieve en Gipuzkoa

El temporal de nieve cubrió el territorio y complicó hasta el colapso el tráfico en dos de las arterias principales de Gipuzkoa, la A-15 y la N-1, que se ve en la imagen. / J. M. LÓPEZ
El temporal de nieve cubrió el territorio y complicó hasta el colapso el tráfico en dos de las arterias principales de Gipuzkoa, la A-15 y la N-1, que se ve en la imagen. / J. M. LÓPEZ

Toda la red principal de carreteras del País Vasco se encuentra abierta al tráfico tras una noche en la que la nieve ha causado graves problemas en Gipuzkoa, tanto en el A-15 como en la N-1 en el alto de Etzegarate

ESTRELLA VALLEJO SAN SEBASTIÁN.

La alerta naranja no fue suficiente. Gipuzkoa, o mejor dicho, sus carreteras llegaron ayer al colapso debido a la espectacular nevada caída a partir de mediodía, que trastocó las previsiones de las instituciones y los servicios de emergencia, provocó accidentes de camiones que cortaron las vías, y dejó a cientos de conductores atrapados durante horas en la N-1 o en la A-15, las dos conexiones con Navarra, otra de las comunidades que tuvo que hacer frente a una alerta, en su caso, roja. Ese escenario dantesco, sumado a la intensa lluvia caída en Gipuzkoa durante todo el día, al frío y a las olas de más de 4 metros que continuaron azotando la costa fue el regalo de Reyes menos apetitoso que tuvieron que aceptar los afectados y los servicios de emergencia, que vieron como la jornada se iba complicando en exceso con el paso de las horas. La previsión meteorológica anunció el cambio brusco de temperaturas y la llegada de una mase de aire gélido que dejaría lluvia, mucha nieve a más de 600 metros y frío. El Departamento vasco de Seguridad activó el plan de vialidad invernal nivel 1, y advirtió de que se liberase el carril izquierdo de la calzada para permitir el paso de los quitanieves.

Pero la cota bajó más de lo previsto, según una de las explicaciones dadas a última hora de ayer por la Diputación foral de Gipuzkoa, que achacó a varios factores el caos. El primero, que la nieve llegó hasta los 300 metros, lo que a las 16.45 horas obligó a elevar la alerta a nivel 2 y a reorganizar el dispositivo de emergencias previsto para carreteras. Otra que un camión quedó cruzado pasadas las 16.00 horas en la A-15 y obligó a cerrar la vía y a desviar el tráfico a la N-1. Y tres, que muchos conductores no atendieron a la recomendación anterior y compliacron el paso de los quitanieves. Eso, unido a que muchos guipuzcoanos salieron a la carretera para desplazarse a casa de familiares o a disfrutar de comidas de Reyes convirtieron esas dos arterias de Gipuzkoa en una ratonera.

El día amaneció con temperaturas por debajo de los 5 grados y lluvia intensa, pero a mediodía empezaron a caer copos. Sobre las cinco de la tarde, Seguridad anunció el cierre de los puertos guipuzcoanos de Arrate y Mandubia, mientras que en las zonas altas de Arlaban, Deskarga, Elosua, Gatzaga y Udana prohibían la circulación de camiones y advertían de la necesidad de cadenas para los turismos.

«La DYA nos trajo la cena después de cuatro horas atrapados», relató una pasajera

Una necesidad -la de utilizar cadenas- que comprobaron todos aquellos que se acercaron a comer en familia al restaurante Gure Ametsa de Leintz-Gatzaga. Subieron con lluvia, pero una vez terminada la comida, al salir a coger sus vehículos, vieron cómo prácticamente estaban sepultados por la nieve, y muchos de ellos no podían moverlos.

El temporal empezó a dificultar además la circulación por las carreteras principales y las autoridades reiteraron el consejo de que no se utilizase el vehículo a menos que fuera estrictamente necesario. Pero el resultado fue tan inevitable como esperado. Por un lado, quedó cerrada la A-15 desde Andoain en ambos sentidos, debido a la nieve acumulada y a la presencia de un camión accidentado. Este hecho supuso que la Ertzaintza desviase el tráfico desde el enlace de la autovía a través de la N-1 en sentido Vitoria-Gasteiz.

Fue el caso de uno de los autobuses, con 48 pasajeros, que cubrían el trayecto Donostia-Pamplona y que tras salir a las 17.15 horas de la capital guipuzcoana fue desviado a la carretera nacional. A su paso por Idiazabal, un denso atasco ocasionado por «una cola de otros 52 camiones» y el posterior cierre también de la N-1 en Etzegarate, provocaron que más de un centenar de vehículos quedaran atrapados durante más de cinco horas. La circulación se reabrió pasadas las diez de la noche. «Lo único que nos han dicho es que va para largo, que la DYA nos va a traer cena -como se ve en la imagen- y que la zona de Navarra está aún peor», indicaba desde dentro del bus Sara, una donostiarra que se dirigía a la capital navarra.

Nevada histórica en Navarra

La cota de nieve prevista en los 600 metros sobre el nivel del mar llegó a bajar de los cien en puntos como Urnieta o la zona de Igeldo, donde los vecinos apreciaron la caída de copos que, en cualquier caso, no llegaron a cuajar. La situación en Navarra no fue más halagüeña. Allí se activó la alerta roja por nieve y Baztan fue testigo de una nevada que muchos calificaron de «histórica».

Los vecinos de Malerreka y de Baztan coincidían: «No nevaba así desde hace años». Durante toda la jornada, estuvo cayendo sin parar hasta acumular, por ejemplo en Doneztebe, más de diez centímetros, según informa Alicia del Castillo.

Las dos principales vías también registraron complicaciones. La N-121-A estuvo cortada «para vehículos pesados». Sin embargo, en dirección norte los usuarios se encontraron con la vía totalmente cerrada. También árboles caídos complicaron el tráfico en Baztan, que sufrió distintos apagones a lo largo del día, y la nieve llegó a Bortziriak. De hecho, el Servicio de Conservación, del Departamento de Desarrollo Económico del Gobierno de Navarra movilizó hasta 103 máquinas quitanieves que parecieron insuficientes para muchos usuarios.

Las bajas temperaturas tampoco ayudaron a sobrellevar la jornada. En Donostia la temperatura máxima registrada en Igeldo fue de 4,8 grados, donde además se recogieron hasta 34 litros de agua por metro cuadrado. Y en Hondarribia, se recogieron hasta 37 litros. El Este de Gipuzkoa fue donde más llovió.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos