Más de cien años repartiendo ilusión

Los números más solicitados este año han sido el 00155, que está agotado, y el 11017, fecha del referéndum en Cataluña

Las hermanas Oñativia llevan más de una década repartiendo ilusión y premios en la administración la Alubia Mágica de Tolosa/Iñigo Royo
Las hermanas Oñativia llevan más de una década repartiendo ilusión y premios en la administración la Alubia Mágica de Tolosa / Iñigo Royo
IRATIZ VÁZQUEZ

Se definen a ellos mismo como «vendedores de ilusión», una labor que llevan realizando desde hace décadas. Los últimos días han visto que la carga de trabajo ha aumentado de manera exponencial. No es para menos, ya que son miles los guipuzcoanos y foráneos que se acercan estos días hasta las administraciones de lotería en busca de ese décimo que les dé un desahogo a partir del próximo 22 de diciembre. Los loteros de Gipuzkoa no dan a basto estos días que están siendo frenéticos. Para Ignacio Crehuet, María Jesús Oñativia y Pedro Arroyo es la misma rutina de todos los años, aunque aún siente un cosquilleo especial a medida que se acerca la fecha. Ellos regentan tres de las administraciones de lotería más antiguas del territorio.

Desde que Ignacio Crehuet tenía uso de razón, su vida ha estado estrechamente ligada a la suerte. «Tengo el recuerdo del sorteo de la Navidad casi desde que nací», reconoce este lotero que regente la administración de la calle Mayor de Ordizia. Desde 1925, cuando una tía de su padre abrió el establecimiento, la familia ha estado cargo del negocio. Excepto un breve periodo de tiempo tras la Guerra Civil cuando le concedieron el negocio a la viuda de un militar . «Pero se tuvo que volver a Salamanca porque no se adaptaba», cuenta Crehuet.

Ignacio Crehuet a la puerta de su negocio. ::
Ignacio Crehuet a la puerta de su negocio. :: / josetxo marín

A punto de cumplir el siglo de vida en el mismo edificio en la calle Mayor de Ordizia, Ignacio Crehuet ha visto de qué manera han ido cambiando las números que solicitan los clientes. Los tres loteros guipuzcoanos reconocen que de unos años a esta parte se ha encendido ‘la fiebre de las fechas’. «Ahora hay una moda de pedir boletos que tengan fechas de nacimiento, muertes o aniversarios. Antes la gente venía y cogía el número que había, pero ahora quieren billetes concretos», subraya Crehuet. Una opinión que también comparte María Jesús Oñativia, una de las responsables de la administración la Alubia Mágica de Tolosa. «Antes la venta era lo que hubiese. Por ejemplo, ahora se pide muchos números con terminación en 13», recalca.

Entre esos números que se han pedido explícitamente, los relacionados con Cataluña han sido de los más solicitados este año. Muchos se han decantando por el proceso secesionista a la caza de algo de suerte. Este año el número estrella sin lugar a dudas es el 00155. «Está totalmente agotado», reconoce Paloma Ortiz de Zárate, delegada de Loterías y Apuestas en Gipuzkoa. La fecha del día del referéndum, el 11017 también está siendo uno de los más solicitados por los guipuzcoanos.

Los fallecimientos de personas famosas también suelen tener tirón cuando los guipuzcoanos buscan a la diosa Fortuna. Tanto es así que la fecha de la muerte de Ángel Nieto, el 30817, está siendo uno de los más demandados. Las estrellas de la música también tienen su hueco este 2017. Así los aficionados al jazz han estado detrás del 18317, fecha del fallecimiento de Chuck Berry. Mientras que los más nostálgicos se han decantado por el 23790, fecha del mítico concierto que dieron en el velódromo donostiarra el padre del rock&roll junto a B.B. King, en el 25 Festival de Jazz de San Sebastián. El 25126, día en el que murió George Michael también ha sido una de las estrellas.

El 25578 y 30617, fechas de nacimiento y muerte de Ignacio Echeverria, el skater madrileño de origen vasco que murió asesinado en un atentado en Londres al defender a una mujer atacada por un terrorista islamista, también han sido muy buscados en Gipuzkoa. «Me ha comentado un punto de venta que un grupo de skaters/surfistas aficiones de Ignacio Echeverria admiran a este joven y buscaban el número con su fecha de nacimiento o fallecimiento», comenta Ortiz de Zárate.

A pesar de que todos los años se suman nuevos números fetiche, los clásicos nunca mueren. Los terminados en 17 por ser el año 2017 han estado muy cotizados. Mientras que la tradición se sigue manteniendo en Beasain, donde una administración desde hace muchos años vende el 20200, código postal de la localidad goierritarra.

Boleto de 1846

María Jesús Oñativia y su hermana regentan la administración desde hace más de una década, donde los clientes siguen fieles a sus números de la suerte habituales. Desde hace más de un siglo exactamente lleva abierta la administración. Y es que un cliente de la Alubia Mágica tiene en su poder lo que se puede denominar un tesoro: un décimo de lotería sellado por los responsables del negocio en 1846. «Lo tiene un cliente abonado nuestro al mismo número», enfatiza María Jesús. «En el dorso tiene el sello de la administración de Tolosa, por lo que hacia esa fecha ya existía la administración», cuenta con orgullo la responsable del negocio.

Imagen del boleto de la lotería de 1846, sellado en Tolosa
Imagen del boleto de la lotería de 1846, sellado en Tolosa / DV

Aún así, los primeros datos de responsables de la administración son de 1929, cuando Emilia Remón tomó posesión del negocio que perteneció a su familia hasta que el padre de María Jesús compró la plaza. «Tenía una droguería pero hace quince años nos quedamos nosotras solo con la administración».

Todo este tiempo ha dado para cientos de anécdotas en la Alubia Mágica: «Muchas veces suelen venir los maridos a decirnos que no les digamos nada a sus mujeres sobre los premios que les ha tocado, sobre todo cuando están en procesos de separación y nosotros respetamos su voluntad», dice María Jesús.

Pedro Arroyo, en su administración de San Sebastián
Pedro Arroyo, en su administración de San Sebastián / Sara Santos

Si en San Sebastián hay una administración de lotería emblemática es la de la calle Urbieta número 5. Pedro Arroyo lleva al frente de ella más de dos décadas pero su andadura comenzó en 1892, cuando Anacleto Arroyo, bisabuelo de Pedro, abrió la administración. Desde entonces ha pertenecido a la misma familia. Por ello, en su casa el sorteo de la Navidad «siempre ha sido una fecha señalada». Aunque estos días siente un cosquilleo especial, reconoce que «los clientes suelen estar más nerviosos que nosotros». Ahora solo les queda los pedidos de última hora después del ‘boom’ que ha supuesto el puente de la Inmaculada y la Constitución. «Solo queda gente que en sus sociedades o trabajos no han cogido los números».

Cada guipuzcoano se gastará 62 euros en lotería

Probablemente los décimos de lotería estén a buen resguardo. Quien más quien menos ya ha pensado qué va a hacer en caso de que la diosa Fortuna le señale con su varita mágica y le caiga un buen pellizco de dinero. Para ello, cada guipuzcoano se ha gastado este año 62 euros de media en boletos de lotería, es la estimación que han realizado para este año desde Loterías y Apuestas del Estado. Por lo tanto el gasto será de 45 millones de euros, repartidos en 225.442 billetes.

De media en Euskadi se estima que el gasto será de 76 euros por habitante, por lo que los vascos en total se dejarán 168 millones de euros en lotería. El territorio con el gasto más elevado será Bizkaia con 91 euros de media, mientras que en Álava la media será de 54 euros por habitante.

Desde Lotería y Apuestas del Estado se congratulan de «la buena salud» que goza el Sorteo de la Navidad, que durante los últimos tres años ha aumentado sus ventas un 13%. En 2016, la facturación alcanzó un total de 2.672 millones de euros, lo que supuso un incremento del 3,49% con respecto al sorteo del año anterior.

Este año se han puesto a la venta 170 millones de décimos, cinco millones más que el año anterior. Además, la emisión consta de 170 series de 100.000 billetes cada una que asciende a 3.4000 millones de euros. En premios, se repartirán 2.380 millones de euros, 70 millones más que el año anterior.

El primer premio, que popularmente se conoce como el Gordo, repartirá 640 millones. Es decir, quien lo gane se llevará 400.000 euros por décimo y deberá pagar 78.500 euros en impuestos por lo que se embolsará 321.500 euros. En cuanto al segundo premio, está dotado en 125.000 euros y deberá abonar a las arcas públicas 24.500, mientras que con el tercer premio se reparten 50.000 euros y se deberán pagar 9.500 euros.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos