Nieve en Gipuzkoa, inundaciones en Bizkaia

Un quitanieves trabajando este jueves en la A-15, en la zona de Pagozelai. / LOBO ALTUNA

Hoy desaparecen las alertas y la lluvia remitirá por la tarde, aunque el fin de semana se presenta pasado por agua

GAIZKA LASA

La nieve regresó ayer por la tarde a varias zonas de Gipuzkoa y la presencia de los quitanieves en las carreteras volvió a ser visible para los conductores. Es el caso, por ejemplo, del puerto de Etzegarate, de la A-15 que enlaza Gipuzkoa y Navarra, y de varios puertos de Álava y Bizkaia, así como de algunas vías de la red secundaria. A las seis de la tarde se necesitaban cadenas para todo tipo de vehículos para pasar por los puertos de Altube, Dima, Herrera, Kurtzeta, Opakua y Orduña. Por su parte, el alto de Azazeta precisaba cadenas para el paso de turismos y ha estado cerrado para camiones y vehículos articulados.

No obstante, los efectos de las nevadas no fueron ni de lejos los del pasado fin de semana, cuando cientos de conductores quedaron atrapados en las carreteras del territorio. A última hora de ayer no había constancia de problemas serios en la red viaria del territorio.

Los copos comenzaron a hacer aparición a partir del mediodía, por encima de los 500 metros. En las cotas más altas se volvieron a presenciar nevadas intensas por momentos, llegando incluso a generar más de un susto en la red viaria. No fue a más el que sufrieron los usuarios del autobús que por la tarde cubría la línea entre Vitoria y Arrasate. Según familiares de viajeros que realizaban la ruta, el autobús entró al túnel de Isuskitza –separa la parte alavesa y guipuzcoana de la autopista AP-1 con sus 3,3 kilómetros de longitud– «con la carretera en buen estado, pero al salir se ha topado con un manto blanco de nieve, de manera que los coches han empezado a patinar. Uno de ellos chocó contra el autobús». El autocar pudo reemprender su marcha tras diez minutos de parón, aunque a una velocidad moderada por el estado de la carretera.

Con el Plan de Vialidad Invernal activado en su fase operativa, las máquinas quitanieves trabajaron en Etzegarate y en la parte guipuzcoana de la A-15 a partir de mediodía. Y falta que ha hecho en estas vías que unen Navarra y Gipuzkoa. La nieve llegó a cuajar por la tarde entre Lekunberri y Gorriti, «aunque mostraba mejor aspecto después de Pagozelai y en la parte guipuzcoana», relataba un conductor que se trasladó de Pamplona a Donostia.

En cuanto a la red secundaria, el departamento de Seguridad del Gobierno Vasco exigió precaución en los altos de Arrate (Eibar), Lizarrusti (Ataun) y Pagatza (Elgeta), puntos en los que nevó durante las primeras horas de la tarde, aunque no hizo falta cerrar ninguno de ellos.

Equipamiento para la nieve

Los ciudadanos de municipios del interior como Eibar, Berastegi o Idiazabal volvieron a ver nevar copiosamente aunque la mayor parte del territorio se quedó con un tiempo desapacible, con chubascos frecuentes y abundantes, que derivaron en tormentas de granizo por la tarde. La cota de nieve fue además subiendo hasta los 800 metros a última hora de la tarde y hasta los 1.000 metros por la noche.

Alerta por crecidas

El otro punto de atención de la jornada estaba puesto en el mar. Durante todo el día estuvo activado el aviso naranja por riesgo marítimo-costero y las olas llegaron a medir cinco metros, siendo atizadas por rachas fuertes de un viento que fue rolando de oeste a noroeste por la tarde y noche.

La alerta se trasladó asimismo a los ríos, que soportaron crecidas motivadas por las lluvias de las últimas horas. El Gobierno Vasco se vio obligado a activar la fase de Alerta del Plan de Inundaciones. En Gipuzkoa el Ibiur –entre Orendain e Ikaztegieta–, afluente del Oria, llegó a nivel amarillo, aunque fue Bizkaia el territorio más amenazado. El río Butroi en Mungia alcanzó también el nivel amarillo mientras que la precipitación acumulada en Muxika hizo que el río Oka llegara a nivel naranja al igual que el Ibaizabal en Amorebieta. Los bomberos de Bizkaia tuvieron que rescatar a personas de vehículos que se quedaron en balsas de agua en la carretera que une Gernika y Muxika.

Coches arrastrados por la crecida del río en Muxika (Bizkaia).
Coches arrastrados por la crecida del río en Muxika (Bizkaia). / CALABOR

En Gipuzkoa, al igual que ocurrió con la nieve, los ríos amagaron sin llegar a cumplir su amenaza. Los vecinos de las zonas fácilmente inundables se mantuvieron en alerta durante las horas de la tarde, aunque no hubo que lamentar incidencias.

La lluvia fue persistente durante todo el día y se llegaron a acumular cantidades importantes en varios puntos de Gipuzkoa. Según datos de la Agencia Estatal de Meteorología Aemet, Elgoibar acumuló 32 litros, Hondarribia 29 y Donostia 21,2.

Hoy, sin alertas

Para hoy viernes desaparecen los avisos, tanto por riesgo marítimo-costero como por nieve en el interior, aunque continuaremos con ambiente gris. El pronóstico de Euskalmet señala que durante la mañana se producirán algunas precipitaciones débiles y ocasionales, que irán remitiendo en la mayor parte del territorio por la tarde.

El viento pasará de soplar del noroeste a hacerlo de componente sur, siendo en general flojo, por lo que subirán ligeramente las temperaturas máximas hasta situarse en los 12 grados en la costa y 10 en el interior. La cota de nieve se situará entre los 1.000 y 1.200 metros.

El tiempo no mejora para un fin de semana que se presenta pasado por agua. El sábado nos cruzará un sistema frontal, bastante activo y «de tránsito perezoso», según vaticina Euskalmet. El día amanecerá con los cielos muy cubiertos y las precipitaciones irán a más, siendo persistentes durante la tarde y afectando a todas las comarcas. La cota de nieve bajará con el paso de las horas pero se quedará en los 800-1000 metros por la prevalencia de los vientos de componente sur, flojos en general.

La misma tónica seguirá la jornada del domingo, con temperaturas sin cambios y precipitaciones dispersas, aunque sin la amenaza de la nieve, que se quedará en cotas de más de 1.000 metros.

Un arranque de invierno muy húmedo

El arranque del invierno está siendo muy húmedo y también más cálido de lo normal en Euskadi, ya que solo ha hecho frío en los últimos días, según los datos facilitados este jueves por Aemet.

En San Sebastián ha llovido el doble de lo normal: entre el 21 de diciembre y el 10 de enero se han recogido 197 litros por metros cuadrado de lluvia, cuando lo normal son 99. También ha sido muy cálido, con una temperatura media de 9,9 grados, cuando el valor medio son 8,7º.

También en Vitoria se ha más que duplicado la lluvia caída en el arranque del invierno 2018, ya que en las mismas fechas, hasta ayer, ha habido 104 litros por metro cuadrado de lluvia, cuando lo normal son 46. Igualmente, la temperatura media ha sido de 6,7º, cuando el valor normal son 5,1º. Sólo ha hecho frío los últimos días.

En Bilbao no se ha llegado a doblar las precipitaciones, pero también ha llovido más de lo habitual: 138 L/m2 de lluvia, cuando lo normal son 84. La temperatura media han sido 11º, cuando el valor normal son 9,9º.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos