Castells apela a la presunción de inocencia

J. P. SAN SEBASTIÁN.

La defensa de Luis Serrano apela a la presunción de inocencia como uno de los motivos del recurso que ha elevado ante el Tribunal Superior de Euskadi, en el que pide la revocación de la condena. Lo hizo también el día en el que expuso su informe, en la última sesión del juicio.

El abogado considera que no existe prueba de cargo que demuestre que fuera el padre el causante de la lesión mortal que acabó con la vida de su hijo. Miguel Castells defendió la inocencia del padre en su informe final. «No se ha aportado ninguna prueba de que Luis matara a su hijo», dijo. Y añadió: «Es la acusación la que tiene que probar todo, no la defensa. No soy yo el que tiene que hacer un relato para que la acusación lo desmonte. Nunca ha sido así y aquí se pretende que sea. Me da la impresión de que la acusación está desplazando la obligación de probar hacia la defensa», explicó Castells, que recordó que mientras hubiera una «posibilidad razonable» de que no existiera homicidio, «no se puede condenar por este delito». El abogado sostuvo que las pruebas que se practicaron no desvirtuaban su versión de los hechos y reiteró que competía a la acusación probar si las hipótesis son posibles.

El recurso planteado por la defensa ante el Tribunal Superior del País Vasco es el primero, pero no será el último. El recorrido judicial no se detendrá en Bilbao. Sea cual sea la decisión que se adopte en este primer recurso, la parte que no resulte favorecida acudirá al Tribunal Supremo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos