24 horas ininterrumpidas nadando en San Sebastián por Pablo Ibar

Carlos Peña, nadando en la ría de Orio/Pedro Martínez
Carlos Peña, nadando en la ría de Orio / Pedro Martínez

El nadador tolosarra Carlos Peña sumará este martes un nuevo reto solidario con motivo del Día Mundial contra la Pena de Muerte

Lara Ochoa
LARA OCHOA

24 horas nadando ininterrumpidamente por San Sebastián en solidaridad con Pablo Ibar. Este es el nuevo reto solidario que afrontará el nadador Carlos Peña. La cita comenzará el lunes 9 de octubre y concluirá el martes, coincidiendo con la celebración del Día Mundial contra la Pena de Muerte.

Ibar, de origen vasco, fue condenado a muerte en EE UU en el año 2000 por un triple asesinato ocurrido en 1994 en Florida. El 4 de febrero de 2016 el Tribunal Supremo de Florida anuló su condena muerte y ahora está a la espera de un nuevo juicio. Desde la Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar han comenzado una campaña de crowfunding con el objetivo de recaudar los 350.000 euros que faltan para completar el presupuesto de la defensa fijado en más de 1.100.000 euros. Peña busca con su nueva travesía solidaria visibilizar y apoyar la colecta de esta asociación. «Conozco el caso de Ibar por los medios de comunicación. Me puse en contacto con la asociación para plantearles mi nuevo reto y la idea fue muy bien acogida», explica.

Un recorrido de ida y vuelta

El tolosarra saldrá el lunes 9 de octubre a las 13.30 horas del puerto de San Sebastián y se dirigirá a nado de espaldas hacia el Paseo Nuevo. De allí entrará al río Urumea en dirección Astigarraga. Con el cálculo de las mareas que son de aproximadamente seis horas, Peña dará la vuelta sobre las 19.30 horas en dirección a Donostia. Ya de noche, se adentrará en aguas de la capital guipuzcoana y, para evitar correr riesgos al entrar a mar abierto a esas horas, volverá a girar dirección Astigarraga a la altura del puente de María Cristina. Durante todo el recorrido estará acompañado por una zodiac de la Cruz Roja que, además de apoyo sanitario, le suministrará bebida y complementos energéticos cada media hora.

Peña estima llegar a Astigarraga sobre las 6 de la mañana del martes, momento en el que pondrá rumbo definitivo hacia la meta. Volverá a pasar por el Paseo Nuevo y entrará en el puerto donostiarra a las 13.30 horas del martes. Será entonces cuando Carlos Peña vuelva sentirse «una de las personas más felices del mundo». «No cobro por nadar», subraya, « lo hago porque me gusta ayudar a los demás, me siento mejor persona».

Desde que en 1989 un lesión le apartó del asfalto como corredor de fondo, Peña ha sumado innumerables retos a su carrera deportiva. Siempre nadando en ríos, mar o lagos, y siempre de espaldas. La cita del martes será la onceava en la que nadará 24 horas o más seguidas.

A menos de cuatro días de enfundarse el traje de neopreno y sumergirse en aguas donostiarras, este conductor de autobuses de profesión afronta el reto confiado en su preparación y fuerza física y con la esperanza de que el factor psicológico le acompañe una vez más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos