La campaña de rebajas cierra con peores cifras de las previstas

La mayoría de los carteles de 'últimos precios' o 'remate total' comienzan a desaparecer de las cristaleras de los comercios guipuzcoanos.
La mayoría de los carteles de 'últimos precios' o 'remate total' comienzan a desaparecer de las cristaleras de los comercios guipuzcoanos. / FOTOS USOZ

La Federación Mercantil diferencia entre la capital, «donde el resultado es algo mejor», y el resto del territorio, que ha sufrido más en la campaña

IGNACIO VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

«No ha sido una campaña estival de rebajas mucho mejor que la del pasado año», afirman desde la Federación Mercantil de Gipuzkoa, la misma entidad que en el mes de junio había previsto una ligera subida en las ventas durante la temporada que acaba de concluir. Aunque hacen una diferenciación clara entre el pequeño comercio de la capital, «donde el resultado es algo mejor», y el del resto del territorio. «En cualquier caso, en términos generales, no se cumple la previsión inicial de una mejora del 2%».

Aunque resulta difícil generalizar cuando se habla de rebajas, «los números son similares a los de la anterior campaña estival, concentrándose las ventas en los primeros días y justo al final, cuando el cliente se acerca a aprovechar los grandes descuentos», sostienen. Por otro lado, el hecho de que «la climatología tampoco haya favorecido durante los meses de julio y agosto» es otra de las causas que la Federación Mercantil aduce para intentar explicar que, finalmente, no se haya cumplido la previsión de crecimiento que había vaticinado con respecto al verano pasado.

Sea como fuera, el verano va tocando a su fin. Agosto quedó atrás, y con él se acabaron las rebajas de la temporada estival. Pero, ¿se acabaron realmente? Al igual que algunas hojas amarillentas comienzan ya a desprenderse de los árboles, la mayoría de los carteles de '70% de descuento' o 'Remate Total' ya se han caído de los escaparates de los comercios guipuzcoanos. Pero ello no significa que el periodo de saldos ponga punto y final hasta invierno, como sucedía hasta hace no mucho tiempo. Desde la liberalización del sector acometida en julio de 2012, las tiendas pueden hacer rebajas en cualquier momento del año para alegría de los buscadores de gangas, pero también para desgracia de los pequeños comerciantes, incapaces de rentabilizar sus focalizadas campañas de antaño.

«Las ventas se han concentrado en los últimos días, cuando los descuentos son mayores» Fed. Mercantil de Gipuzkoa

«Desde la liberalización aprobada en 2012, las tiendas pueden hacer rebajas cuando quieran» Fed. Mercantil de Gipuzkoa

«Descontrol»

Hoy por hoy siguen anunciándose campañas bajo el mismo nombre durante prácticamente todo el año, que evocan aquellas promociones tan esperadas, pero sin la cadencia temporal que les otorgaba fuerza y arraigo. «Se ha desnaturalizado el concepto original de las rebajas», dicen desde la Federación Mercantil de Comerciantes de Gipuzkoa, «y ello está afectando al sector, que tiene cada vez más complicado competir con las políticas de precios de grandes cadenas, el adelanto de las mismas (este verano, por ejemplo, el grupo Inditex y los centros de El Corte Inglés e Hipercor adelantaron las rebajas al 30 de junio porque el 1 de julio caía en sábado y coincidía con la primera jornada de la operación salida), o los descuentos de las tiendas online que traen constantemente ofertas especiales. «Reiteramos la necesidad de realizar una reflexión en torno a este tema», abundan desde la Federación.

Fuentes de la propia Federación Mercantil señalan que «llevamos tiempo pidiendo que se reflexione sobre este descontrol. Sabemos que la ley lo permite, pero desde el punto de vista de la actividad del comercio, provoca confusión al consumidor». Y, claro, eso tiene su reflejo en la facturación. Entre la campaña de invierno «que siempre suscita más interés que la de verano» y la que acaba de concluir, el pequeño comercio facturaba tradicionalmente casi el 50% de sus ventas anuales. Ahora, en cambio, no solo es que las rebajas se hayan «desestacionalizado», sino que también existen iniciativas como el Black Friday, o el 'Día sin Iva', que afectan al pequeño comercio», afirman desde la Federación Mercantil.

Las grandes superficies

Por su parte, desde el Corte Inglés de Eibar hacen un balance muy positivo de esta temporada de rebajas. «Han funcionado muy bien», aseguran. «Cuando arrancamos a finales de junio ya avanzamos que esperábamos una buena campaña y, al clausurarla, podemos decir que nuestras expectativas no andaban desencaminadas».

En el centro comercial eibarrés han aumentado este verano tanto el número de clientes como el volumen de ventas, que a la postre es lo que cuenta. Para el Corte Inglés de Eibar las rebajas de verano «son de las campañas más relevantes del año», por eso «las vamos alimentando permanentemente, para mantenerlas 'vivas': arrancamos con descuentos muy importantes (pueden permitirse empezar con saldos de hasta el 50%) y las potenciamos mucho en todos los departamentos».

Pese a que, según reconocen desde el centro comercial de la localidad armera «por Eibar no pasan excesivos turistas», parece que, al menos en esta gran superficie de la comarca del Bajo Deba la recuperación económica se empieza a consolidar. «Podemos decir que ha sido el mejor verano desde que empezó la crisis», aseveran. «Esa mejoría se ha notado, además, en todos los departamentos, desde la primera planta hasta la última», se congratulan.

«Estamos muy satisfechos porque hemos logrado crecer con respecto al año pasado», concluyen, pero no tendrán tiempo para descorchar el champán porque «no podemos parar ya que tenemos una campaña detrás de otra». Ya están inmersos en los 'Corticoles', la campaña de vuelta al cole, y aún así miran ya con el rabillo del ojo al 7 de enero, fecha en la que comenzarán las rebajas de invierno.

La «desnaturalización» que, a juicio de la Federación Mercantil está sufriendo el concepto original de las rebajas «puede suponer el fin de las mismas». Así al menos lo asegura la Confederación Española de Comercio (CEC), que ha vaticinado que las constantes promociones y descuentos que realizan algunos operadores comerciales, más el adelanto de la campaña de descuentos, pueden suponer la capitulación de las rebajas, al menos como se desarrollaban hasta ahora. Para la CEC, a la que pertenece la Federación Mercantil de Gipuzkoa, «si no se recuperan los periodos tradicionales marcados en el calendario, las próximas rebajas de invierno serán las últimas que podrán considerarse como tales». La confederación lamenta que las citadas iniciativas impiden que las rebajas «cumplan con su objetivo original, que no es otro que vender el stock de temporada».

El presidente de la CEC, Manuel García-Izquierdo, ha destacado «la urgente necesidad de corregir el descontrol de las rebajas» y pidió a la Administración que «impulse el consenso y el diálogo entre formatos comerciales y marque en el calendario los periodos de rebajas». En caso contrario, «las rebajas desaparecerán y se perderá una herramienta indispensable para la viabilidad de muchos establecimientos».

Más

Fotos

Vídeos