El Camino de Santiago también se navega a vela

Aventura y diversión mientras navegan el Camino.
Aventura y diversión mientras navegan el Camino.

Los treinta barcos y 120 peregrinos que partieron desde Hondarribia recalan en Galicia en su ruta a vela

PABLO GUILLENEA SAN SEBASTIÁN

El Camino de Santiago sigue renovándose. Esta vez rescata una ruta tradicional, recorrida durante cientos de años y que se remonta a la Edad de Bronce, cuando se inició el comercio de metales mediante transporte marítimo por el arco cántabro-atlántico. Desde la partida del puerto de Hondarribia el pasado 16 de julio hasta la llegada, ya a pie, a Compostela este jueves, 120 peregrinos y participantes de la ruta 'Navega el Camino' han revivido la travesía por segundo año consecutivo. Ayer llegaron a A Coruña, y hoy, día de Santiago Apóstol, pondrán rumbo a los puertos de Muxía y Muros, desde donde ya partirán a pie hacia Santiago de Compostela para poder sellar su 'Compostela' -la credencial del peregrino- tras navegar al menos 100 millas, equivalentes a 200 kilómetros.

Entrarán en la ciudad dos días después del día del patrón de la ciudad y de Galicia, que congrega hoy a locales y peregrinos. Llegarán tarde a la fiesta pero con el orgullo de haber superado una travesía de 1.000 kilómetros, con días de meteorología «bastante adversa», viento de proa, lluvias, tormenta y mar de fondo en las dos últimas etapas ya en la costa gallega, explica Jesús González Aller, presidente de la Asociación de Marinas del Norte de España, en declaraciones a Efe.

La ruta, que surgió por iniciativa de unos cuantos puertos de la costa cántabra hace dos años, es la única peregrinación a vela del Camino de Santiago aprobada por el Arzobispado de Santiago de Compostela. Con el objetivo de dinamizar la costa, a las rutas a pie, a caballo o en bicicleta se les suma esta nueva vía de conseguir la credencial oficial de peregrino que emula el periplo que según la tradición realizó el Apóstol Santiago, que llegó a España por mar.

En este caso, de los tripulantes de los treinta barcos, un tercio son vascos, otros tantos gallegos y el resto cántabros y asturianos. Desde su salida de Hondarribia han pasado por Bermeo, Santander, San Vicente de la Barquera, Gijón, Cudillero, Ribadeo, Viveiro y Cedeira. La participación está siendo «muy alta», explica González Aller, que incidía ayer en la aspiración de «promocionar esta nueva manera de hacer el Camino de Santiago», una ruta que se internacionalizará la próxima edición al iniciarse desde el puerto francés de La Rochelle con barcos también ingleses.

«Siempre hay algo de espiritual» como motivación para hacer el Camino, relató el organizador. Y, sin duda, la idea de realizarlo en barco de vela despierta el espíritu aventurero de tripulantes jóvenes y mayores. Así, los integrantes de la treintena de barcos, flanqueados por navíos de apoyo y de la organización, comparten desde su salida sentimientos de camaradería y compañerismo a bordo de las embarcaciones, pero también de los recibimientos y actos de bienvenida cada vez que llegan a puerto. En Santzurtzi, por ejemplo, les esperaba una orquesta local.

Ayer fueron recibidos por el presidente de la Autoridad Portuaria de A Coruña, Enrique Losada, y hoy enfrentan, viento en contra, una jornada que los deja muy cerca del deseado sello, tal vez excusa para izar una vez más las velas.

Fotos

Vídeos