El cambio de reglas provocó un ahorro inicial de 7,1 millones

Una investigación de Competencia motivó el cambio de las reglas de juego que se aplicó en 2015 en la licitación del servicio por parte del Gobierno Vasco

DAVID TABERNA

Durante este tiempo, las empresas sancionadas han negado categóricamente que hayan incurrido en un reparto del mercado, argumentando que el servicio que ofrecían justificaba el precio presentado y recordando el papel vigilante del Gobierno Vasco durante los diez años investigados. Lo cierto es que el cambio de las reglas de juego que se aplicó en 2015 en la licitación del servicio por parte del Gobierno Vasco, motivado por la investigación de Competencia, provocó en su primer año un ahorro de 7,1 millones de euros. Si tanto en 2013 como en 2014, el precio de adjudicación apenas se desviaba un 0,5% de media sobre el precio máximo fijado, en 2015, las empresas bajaron sus ofertas para hacerse con el contrato hasta un 10%.

Ni siquiera el argumento de los costes de personal, recalcado por las empresas para justificar sus elevados precios, ha servido en 2015. Frente al precio de adjudicación de 23,02 euros abonados por hora de cada trabajador que servía las comidas en 2014, en 2015 el coste sufrió un lifting hasta los 21,35 euros. En total, 3 millones de ahorro. Lo mismo ocurrió con el precio del menú transportado, que desciende 2,76 euros a 2,49, y provoca un ahorro de 2,7 millones. Así, hasta llegar a a 7,1 millones de rebaja. Haciendo una simple regla de tres, esta mayor competencia hubiera provocado un ahorro de más de 70 millones a lo largo de los diez años investigados, aunque la entrada de nuevos competidores «aumentaría aún más el ahorro» para los padres y la Administración, recordó la AVC. Sobre todo para los primeros, que cubren con sus cuotas el 65% del presupuesto consignado por Educación a este servicio.

El contrato de catering escolar supone dar 91.000 comidas diarias en los centros escolares públicos del País Vasco.

Fotos

Vídeos