Bolas de nieve en vez de cuadernos y bolígrafos

Los alumnos llegan al patio de su ikastola en San Sebastián, cubierta de nieve, dispuestos a disfrutar. / F.J. BIENZOBAS
Los alumnos llegan al patio de su ikastola en San Sebastián, cubierta de nieve, dispuestos a disfrutar. / F.J. BIENZOBAS

Muchos colegios de Gipuzkoa suspendieron sus clases por el temporal, si bien oficialmente solo cuatro cerraron sus puertas. Los campus universitarios de Gipuzkoa cerraron las puertas por la mañana y las abrieron por la tarde

JUANMA VELASCO SAN SEBASTIÁN.

Además del enfado de conductores y trabajadores, que ayer pasaron horas y horas de espera en la carretera o aguardando ese autobús que no llegaba, una de las imágenes que dejó la nevada fue la de parques y plazas repletas de jóvenes que, por un día, cambiaron los cuadernos y bolis del colegio por las bolas y los muñecos de nieve.

Porque el manto blanco afectó de lleno a la asistencia de niños y mayores a los centros escolares de Gipuzkoa. Aunque el Departamento de Educación oficialmente señaló que solo se cerraron cuatro colegios por la nieve en el territorio, fuentes de la misma consejería admiten que la afección fue mucho mayor y que muchos colegios suspendieron parcial o totalmente las clases. En Bizkaia, en cambio, se cerraron 131 colegios, por cuatro en Araba.

Según explicaron estas mismas fuentes, la casuística que se dio ayer en Gipuzkoa a causa de la nevada fue grande. Muchos colegios abrieron sus puertas, a las que llegaron un puñado de alumnos y maestros. Pero otros se quedaron por el camino o, directamente, no pudieron salir de casa. Beatriz, una profesora de Irun que trabaja en un centro concertado de Donostia, se levantó atenta a la radio y al teléfono móvil. «No podía ni sacar el coche del garaje y, para colmo, también había problemas en el tren», asegura esta profesora, a la que finalmente comunicaron que se habían suspendido las clases. Se da la circunstancia de que su hijo, de 6 años, también se quedó en casa porque el centro de educación infantil de Toki Alai, de Irun, también dio por suspendidas las clases. «Al final nos fuimos los dos al parque, que estaba lleno de gente», asegura.

Los mensajes de whatsapp entre padres y profesores echaron humo enla jornada de ayer en infinidad de colegios de Gipuzkoa que se vieron afectados por la nevada. De hecho, el propio Departamento de Educación tuvo que hacer frente a un bulo, difundido por las redes sociales a eso de las ocho de la mañana, que afirmaba la suspensión generalizada de las clases en todo Euskadi. Nada de eso. Como se ocuparon de recordar fuentes de la consejería de Uriarte, «cada dirección escolar decidía, tras analizar su situación, mantener o suspender las clases».

En algunos casos se suspendieron totalmente las clases y los profesores que estaban en los centros atendieron a los niños que habían logrado llegar; en otros, se suspendieron las asignaturas de aquellos profesores que no pudieron acudir ayer al trabajo. En Azpeitia, por ejemplo, en la ikastola Ikasberri y la de Urola no hubo clase. Karmelo Etxegarai Azpeitiko Ikastola e Iraurgi Ikastetxea sí mantuvieron las clases. Por su parte, en Tolosa, algunos centros como Orixe, Instituto de FP y Herrikide tampoco abrieron sus puertas. Esta situación se repitió en Salbatore Mitxelena Ikastola y Antoniano de Zarautz y colegios e institutos de Irun por falta de alumnos y profesores.

Pero la nieve no solo afectó a los centros escolares de edades tempranas. Los universitarios también tuvieron mañana de asueto. Así, la Universidad del País Vasco (UPV) suspendió la actividad hasta las 15.00 horas, momento en que retomó el trabajo. En la Universidad de Deusto, se suspendieron las clases por la mañana tanto en el campus de Donostia como de Bilbao. Mondragon Unibertsitatea, por su parte, suspendió las clases en los campus de Galarreta e Irun por la mañana y por la tarde en el resto.

Miles de alumnos afectados

Fuera de Euskadi, la nieve impidió ayer llegar al colegio a miles de escolares de ocho comunidades autónomas. Solo en Cataluña, Cantabria y Aragón fueron más de 61.000 los niños que no pudieron llegar a las aulas, según los datos facilitados por los gobiernos autonómicos.

En Canarias, La Rioja, Comunidad Valenciana y Asturias también hubo una gran incidencia en la actividad de los centros escolares, aunque no se cuantificó el número de alumnos que se quedaron este miércoles en casa.

Cataluña fue la comunidad con mayor incidencia con 84.953 alumnos afectados por el cierre de 272 centros, de los que unos 37.700 no pudieron ir por la suspensión de todas las rutas escolares (1.380), después de que Protección Civil haya anulado el transporte escolar.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos