Las mediciones de aire para compararlas cuando opere la incineradora comenzarán tras el verano

Instalará captadores atmosféricos en pueblos cercanos y lejanos a la incineradora de Zubieta para ver, con carácter previo, cuál es su nivel de contaminación

GAIZKA LASA SAN SEBASTIÁN.

El Departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa y Biodonostia mantuvieron ayer una reunión con representantes de los ayuntamientos de aquellas localidades que albergarán los captadores ambientales para medir la contaminación que pueda provocar la incineradora de Zubieta en el marco del estudio epidemiológico adjudicado al instituto de investigación sanitaria.

A la reunión fueron invitados miembros de los municipios más expuestos a la planta de valorización energética como son Donostia -por contar en sus dominios con el barrio de Zubieta-, Lasarte, Usurbil y Andoain. También fueron convocados representantes de pueblos más alejados como Beasain, Ordizia y Urretxu, cuyas mediciones servirán para establecer comparaciones.

En el transcurso de la reunión, se presentaron las principales líneas del trabajo que se desarrollará en estos municipios y se expuso el objetivo, es decir, disponer de los valores de contaminación anteriores a la puesta en marcha de la instalación «para poder garantizar así que no se superen en el futuro», señalaron fuentes forales. Se trata, por tanto, de un estudio con carácter previo. Otra fase de mediciones se encargará en el futuro de realizar las comparativas entre la época en la que la incineradora se ha ido construyendo y aquella otra en la que se encuentre en pleno rendimiento.

Los captadores serán instalados en puntos representativos de las citadas poblaciones y las mediciones comenzarán a realizarse después del verano. Se prolongarán hasta el año 2019, fecha prevista para la puesta en marcha del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa. Posteriormente, los datos seguirán siendo controlados con un futuro estudio.

El Departamento de Medio Ambiente informó a los ayuntamientos de que «más allá de cumplir con las normativas europeas más estrictas, se garantizarán los parámetros más exigentes en materia de sostenibilidad ambiental y salud pública» y situó en este contexto el estudio y la colaboración «con un instituto de investigación del máximo prestigio, como Biodonostia». Asimismo, solicitó a los presentes en la reunión «la colaboración municipal en la investigación para contar con una información científica de calidad que pueda ser conocida y divulgada con total transparencia».

La oferta de Biodonostia en el concurso público celebrado para adjudicar el estudio ha superado con creces las condiciones mínimas estipuladas por los pliegos de licitación ya que los captadores atmosféricos detectarán hasta 60 contaminantes en aire cuando la exigencia se limitaba a 34.

Así como necesita la colaboración de los ayuntamientos para evaluar la contaminación atmosférica del momento, Biodonostia también requerirá del consentimiento de una selección de 240 personas de las que obtendrá muestras biológicas. Medirá de sus organismos 37 biomarcadores -sustancia utilizada como indicador de un estado biológico- y los análisis se efectuarán también en este caso con carácter previo a ciudadanos que viven cerca de la incineradora y a quienes habitan en poblaciones alejadas.

Más noticias

Fotos

Vídeos