Bidasoa contará con una ambulancia medicalizada a partir de octubre

Osakidetza refuerza la atención de emergencias en esta zona, tal y como venían demandando los trabajadores del sector y los ayuntamientos

DV SAN SEBASTIÁN.

La comarca del Bidasoa contará con una ambulancia de soporte vital avanzado medicalizada a partir de octubre, según han comunicado desde Osakidetza al Ayuntamiento de Irun. De esta forma, se refuerza la atención de emergencias en esta zona, tal y como venían demandando los trabajadores del sector, una queja trasladada desde los ayuntamiento de Irun y Hondarribia, cuyos alcaldes mantuvieron a finales del pasado mes de junio una reunión con responsables de la Consejería de Salud del Gobierno Vasco en la que reclamaron mejoras.

La ambulancia que comenzará a trabajar en la comarca del Bidasoa «será un recurso cuya dotación estará integrada por profesionales de emergencias de Osakidetza», explica el comunicado. La contratación de profesionales se realizará «inicialmente mediante una convocatoria de movilidad interna dentro de Emergencias, con plaza en propiedad, que quieran trasladar su plaza a la nueva unidad».

La comarca contó hasta agosto con dos ambulancias de soporte vital básico. La UVI móvil de Donostia -con alta tecnología y que se requiere para el traslado de pacientes en situación de extrema gravedad- operaba en un radio en el que viven 400.000 personas, entre Irun y Getaria, lo que a juicio de los sindicatos y trabajadores de emergencias resultaba claramente insuficiente, una lectura compartida también por los responsables municipales del Bidasoa.

La nueva ambulancia que se incorporará evitará, de esta manera, las demoras en la atención

Trasladado este panorama, el departamento se comprometió a adoptar las «medidas oportunas» y tomó cartas en el asunto con la incorporación inmediata de una ambulancia con enfermería. A partir del 1 de agosto, el vehículo ha operado en la comarca del Bidasoa junto con los otros dos servicios para atender las emergencias.

Fue un primer paso mientras se estudiaba la opción de incorporar una ambulancia medicalizada. Ayer se notificó esta incorporación. La ambulancia de esta manera evitará las demoras en la atención, ya que la ambulancia de Donostia tiene una respuesta mínima de 30 minutos, un tiempo que los sindicatos consideran «excesivo» para atender las emergencias más graves.

«La petición es razonable y además se mejoraría el servicio de la UVI móvil en la zona de Donostialdea», respaldó en verano el alcalde de Irun, José Antonio Santano. El primer edil de Hondarribia, Txomin Sagarzazu, también recordó que en temporada alta la población de Hondarribia se duplica, de ahí la necesidad de reforzar el servicio de atención de emergencias.

Fotos

Vídeos