Benjamin Waxman (Abogado de Pablo Ibar): «Demostraremos que multitud de personas se parecen a la del vídeo que llevó a Pablo al corredor de la muerte»

Benjamin Waxman, sentado en un banco del parque de La Florida de Vitoria./JESUS ANDRADE
Benjamin Waxman, sentado en un banco del parque de La Florida de Vitoria. / JESUS ANDRADE
Benjamin Waxman (Abogado de Pablo Ibar)

El letrado que coordinará la defensa del preso de origen guipuzcoano cree que es la última oportunidad que tiene de recuperar la libertad

JAVIER PEÑALBASAN SEBASTIÁN.

Benjamin Waxam (Milwaukee, Wisconsin, EE.UU. 1955) es la gran esperanza de la familia de Pablo Ibar. El abogado que logró anular la condena a muerte que pesaba sobre el preso de origen guipuzcoano se encuentra en Euskadi. Ayer mantuvo un encuentro con los medios de comunicación en Vitoria y en las próximas horas ofrecerá una conferencia en Leioa y se entrevistará con representantes institucionales y políticos, entre ellos el lehendakari, Iñigo Urkullu. También viajará a Madrid. El abogado dirigirá al equipo de letrados que el próximo año defenderá a Ibar en el nuevo juicio ordenado por el Tribunal Supremo de Florida. Waxman dice estar convencido de que su cliente es inocente y que lo demostrará en la vista. «Y si no obtenemos el resultado que pretendemos, seguiremos luchando por Pablo», afirma.

- ¿En qué fase está ahora el proceso judicial?

- El comienzo del juicio está programado para el 5 de marzo del año próximo. Hasta entonces, tenemos una serie de etapas que cumplimentar. Una de ellas es la de completar, antes del 1 de diciembre, todas las declaraciones de testigos y expertos. Luego, hasta el 15 del mismo mes, dispondremos de un plazo para presentar todas las mociones respecto a los testigos, declaraciones o pruebas que pretende aportar el Estado contra Pablo. Ya en enero habrá una serie de audiencias para argumentar estas mociones y también en ese periodo realizaremos diversos trámites respecto a los candidatos de entre quienes finalmente saldrán los doce miembros del jurado. Si estos plazos se cumplen y todo va bien, la vista comenzará en la fecha prevista.

- ¿Con qué ánimo afronta esta última etapa?

- Estamos muy ilusionados con el hecho de que, por fin, tengamos ya día para el inicio del juicio. Tanto mis tres compañeros del equipo jurídico como yo haremos absolutamente todo lo posible para conseguir que por fin se haga justicia y Pablo pueda quedar en libertad. Ha esperado muchísimo tiempo para que este momento llegue.

- ¿Es usted optimista respecto al veredicto?

- Lo soy. Es un caso muy importante. Estamos trabajando muy duro en demostrar su inocencia.

- ¿Es la última baza que le queda para recobrar la libertad?

- Todos nosotros lo vemos así. Y no nos estamos guardando nada en la manga. No trabajamos con la mentalidad de tener que hacer frente a futuras apelaciones.

- De cualquier manera, en el hipotético caso de que el veredicto no fuera favorable, ¿aún tendrían la oportunidad de recurrir el fallo?

- Sí. El proceso apelatorio puede volver a empezar. Pero no olvidemos que Pablo lleva veintitrés años con esto y, por lo tanto, esperamos que tras esta última vista pueda salir de la prisión. Y si no obtenemos el resultado que pretendemos, lógicamente, seguiremos luchando por Pablo.

- ¿Por qué cree que la Fiscalía mantiene la petición de pena de muerte?

- Hoy por hoy, Pablo es la única persona que el Estado tiene como sospechoso de aquel triple crimen. El otro era Seth Penalver que inicialmente fue juzgado con Pablo y que, tras la repetición del juicio, fue exculpado, de forma que actualmente está en libertad sin cargos. Por tanto, no nos sorprende que el fiscal haya decidido tirar hacia adelante con el caso y ello a pesar de los problemas que tienen con determinadas pruebas con las que cuenta.

-¿A qué pruebas se refiere?

- Básicamente tiene las mismas pruebas que inicialmente llevaron a la detención de Pablo. Sabemos que hay unas imágenes del perpetrador del delito captadas por un vídeo que tiene un parecido superficial con Pablo. Y es por este vídeo por el que inicialmente fue sospechoso. Sin embargo, nosotros hemos aportado un experto, que tras haber efectuado un análisis de la imagen, ha demostrado la existencia de graves discrepancias entre Pablo y la imagen granulada y borrosa del vídeo.

- Hay que admitir que la persona que aparece en el vídeo guarda cierto parecido con Pablo. ¿Por qué no es él?

- En primer lugar, porque Pablo no estaba allí. Además, existen diferencias claras entre los rostros de uno y otro. Así lo pone de manifiesto el experto en el informe que ha realizado. Y demostraremos en la vista que hay multitud de personas que se parecen a esa imagen del vídeo que llevó a Pablo hasta el corredor de la muerte.

- Pero hay también testigos que implican a Ibar.

- Efectivamente. Hay un testigo que afirma haber visto a Pablo y a Penalver desde que se produjeron los asesinatos con una pistola similar a la que se aprecia en el vídeo. Esta misma persona mantuvo que volvió a verles después de la comisión de los crímenes. No obstante, la credibilidad de este testigo quedó totalmente en entredicho en los dos juicios anteriores.

- ¿Por qué motivo?

- Era un consumidor de narcóticos. Lo hacía a diario . Y se demostró que tenía cuentas pendientes con Pablo. Por ello, su testimonio fue rechazado en el juicio en el que Penalver fue declarado no culpable. Por tanto, hay problemas con prácticamente todas las pruebas que presenta el Estado. Y no olvidemos que le compete al fiscal demostrar la culpabilidad de Pablo. Y ha de hacerlo más allá de toda duda razonable.

- De las pruebas que presenta la acusación, ¿cuál es a la que más teme?

- Sinceramente, pienso que todas las pruebas que presenta el Estado son débiles y pueden ser cuestionadas.

- ¿Qué testigos aportan ustedes?

- Además del experto que ha realizado el estudio sobre las imágenes del vídeo, contamos con testimonios que aseguran que Pablo estaba en otro lugar a la hora indicada. Tiene una coartada. Esta en otro punto diferente y, por lo tanto, es absolutamente imposible que estuviera donde la Fiscalía le sitúa.

- ¿Cuál es la principal baza de la defensa?

- No hay una sola, es la suma de todas las pruebas. Por ello, creemos que esta vez el jurado reconocerá que hay dudas razonables sobre la autora y que Pablo es inocente.

- Ustedes sostienen que el día de los hechos Pablo no se encontraba en el escenario del crimen. El propio acusado ha venido manteniendo que estaba con la que hoy es su esposa, Tanya Quiñones. La acusación puede plantear que es una declaración interesada.

- Opino todo lo contrario. Creo que refuerza su versión. Escuchar las vicisitudes que Tanya ha tenido que pasar durante estos veinte años, demuestra la fortaleza de su convencimiento y que Pablo no es el hombre del vídeo. Nadie sacrificaría todos estos años si tuviera la más mínima duda al respecto.

- ¿Cuándo ha sido la última vez que ha estado con Pablo en prisión?

- Un compañero del equipo jurídico y yo le visitamos cada semana. Hablamos con su familia, con su padre Cándido, con su hermano Michael, y con Tanya.

- ¿Cómo está de ánimo?

- Es fuerte, en buena media por todo el apoyo que sabe que tiene por parte de sus abogados, de su familia, de la gente el País Vasco y de España. Teniendo en cuenta todo lo que ha pasado, me parece que es una persona excepcional. Y aún tiene fe en que el jurado llegará a la decisión justa y le declarará no culpable. Ciertamente, ahora que se aproxima la fecha del juicio, está un poco nervioso. Sabe lo que se juega, pero tiene una gran esperanza.

- ¿Le ha visto flaquear en estos diez años que lleva con él?

- A Pablo le sucede lo mismo que nos ocurre a nosotros. Hay unos días mejores y otros no tanto. En ocasiones se levanta más deprimido y abandonado, pero no más que nosotros. Desde que la condena a muerte fue anulada, sus días se han llenado de esperanza.

- ¿Puede volver a pedir su libertad provisional antes del comienzo del juicio?

- No. Lo hicimos hace ya unos meses, pero se nos denegó.

Más

Fotos

Vídeos