Behobia, en la trinchera de la guerra al tabaco

Francia aumentará el precio del paquete de cigarrillos hasta los diez euros en 2020

Clientes acuden a un estanco en Behobia/De la Hera
Clientes acuden a un estanco en Behobia / De la Hera
IRAITZ VÁZQUEZIrun

Son las diez de la mañana y en los estancos de la zona de Behobia en Irun se siente una calma tensa. Los trabajadores de los locales se afanan en llenar las estanterías de los establecimientos con cartones de tabaco en previsión de que un día más, cientos de personas se acerquen desde el otro lado del Bidasoa a comprar cigarrillos. Aunque ya han pasado a la «historia» aquellas imágenes de compradores haciendo cola en las tiendas de la frontera, dentro de poco puede que vuelvan a producirse. Y es que Francia ha declarado la guerra al tabaco y ha anunciado que para 2020 subirá hasta los 10 euros el precio del paquete de cigarrillos. Mientras, los estanqueros de la frontera esperan acontecimientos desde la trinchera.

A medida que avanza la mañana, el movimiento es cada vez más importante. La mayoría de clientes se llevan cuatro o cinco paquetes de tabaco, pocos se aventuran a comprar más de cuatro cartones, el límite que Francia tiene impuesto para transportar por persona en la frontera. «Esto no es lo que era, ya no se vende tanto como antes. Las ventas de tabaco han ido a menos porque con los precios que tiene se está convirtiendo en un artículo de lujo», señala Rubén Fraile, presidente de la asociación de comerciantes de Behobia. Actualmente, el paquete de 20 cigarrillos cuesta en torno a 7 euros en Francia, más barato que los 10 euros que cuesta en Reino Unido e Irlanda. En España en estos momentos esa cifra se queda en torno a los cinco euros.

En los estancos de Behobia no esperan un gran aluvión de personas por el aumento del precio de tabaco en Francia. «Puede que se venda algo más pero no una barbaridad», augura Fraile. «No veremos las fotos de hace años, cuando la diferencia era mayor, de gente haciendo cola en las puertas de los estancos», recalca. A pesar de que pueda parecer los contrario, a los estanqueros de este lado de la muga la noticia del aumento del precio del tabaco no les parece que pueda suponer la nueva gallina de los huevos de oro. «No aumentaremos mucho nuestras ventas», subraya la responsable de uno de los estancos de Behobia, que prefiere no revelar su nombre.

Las claves

Entrada en vigor
A final de este año sube 0,10. En marzo de 2018, un euro más. En abril y noviembre de 2019, 50 céntimos. En marzo de 2020, otros 0,50 y ese noviembre, 0,40 más.
Precio
El paquete de 20 cigarrillos cuesta en torno a 7 euros en Francia, más barato que los 10 euros que vale en Reino Unido e Irlanda. En España, el precio de la cajetilla oscila entre los cuatro y los cinco euros

«Antes sí que solían venir muchos compradores por ejemplo desde Burdeos y se iban con bastantes paquetes de tabaco. Ahora ha cambiado, la gente fuma menos y la diferencia de precio no es tan alta como antes», reconoce la responsable del estanco. Además, hace hincapié en que «alguien que tenga que hacer dos horas de viaje para venir a comprar tabaco, se tiene que dejar al menos treinta euros de peajes, más la gasolina por lo que casi no le sale a cuenta venir hasta aquí a comprar». Otro hándicap para los compradores de tabaco, según explica, es que «tienen limitada la cantidad que pueden llevarse de aquí. Aunque alguno se atreve, muchos no se llevan más de lo permitido. Algunos tienen miedo a que les cojan en la frontera y se queden sin lo que han comprado».

De manera paulatina

La postura de Francia en cuanto al aumento del precio del tabaco es firme. La idea del gobierno de Macron es ir aumentando de manera paulatina el coste de las cajetillas. El pasado día 17 se aprobó que antes de final de este año subirá 0,10 céntimos; en marzo del que viene aumentará otro euro; 50 céntimos más en abril y noviembre de 2019 y en marzo de 2020. Y finalmente, los 40 céntimos restantes hasta llegar a los diez euros en noviembre de 2020. «Francia es uno de los países que más tardan en concienciarse sobre tabaquismo. Se necesitarán grandes subidas de precio para que tenga un impacto sobre el consumo, y sobre la salud pública», ha apuntado en alguna ocasión la ministra de Sanidad francesa, Agnès Buzyn.

El temor ahora de los estanqueros de Behobia es que el aumento del precio en Francia provoque un efecto rebote en España, y que el Gobierno central tome medidas similares. «Es probable que en este tiempo aquí también decidan subir los precios, por lo que al final la diferencia no será tan abultada», reconoce una estanquera. «Antes todo era más libre, pero ahora cada vez hay más restricciones». Tal y como señalan los comerciantes de Behobia no es oro todo lo que reluce en su negocio. «Los meses fuertes vienen de mayo a agosto, y durante el año no tenemos tantos clientes. Quitando algún puente, esto suele estar muy tranquilo durante buena parte del año».

En Francia la medida ha causado un gran enfado entre los estanqueros que han realizado varias movilizaciones para mostrar su desacuerdo. El pasado día 4, por ejemplo, se manifestaron en París. Convocados por el Sindicato de Estanqueros, denunciaron que con esta medida están en riesgo más de 5.000 empleos. También creen que fomentará el comercio ilegal de tabaco procedente de otros países como España e Italia, donde la cajetilla ronda los cinco euros, según un informe de la consultora KPGM, por lo que pidieron la armonización de los precios del tabaco en la Unión Europea.

Fotos

Vídeos