Rescatan a un perro del Urumea

Un momento del rescate del animal./YUL
Un momento del rescate del animal. / YUL

Efectivos del parque donostiarra rescatan de aguas del Urumea a un perro que saltó al cauce y no podía salir

J. PEÑALBASAN SEBASTIÁN.

Nadie sabe lo que pasó por la cabeza de 'Baloo', un perro labrador 'negro zaíno', valga la expresión taurina. Puede que sintiera ganas de darse un chapuzón o tal vez vio algo en el agua que despertó tanto su curiosidad que le llevó a lanzarse al río. Cualquiera que fuera el motivo, el caso es que 'Baloo' saltó al Urumea desde una altura de casi cinco metros sin reparar, lógicamente, en cómo saldría luego del cauce. Al final, el can tuvo que ser rescatado por los bomberos de San Sebastián. Pese a su espectacular salto al vacío, el animal no sufrió ninguna lesión.

Eran las once de la mañana. 'Baloo' caminaba con su joven dueña por el paseo de Riberas de Loiola. Al llegar a la altura del colegio Mundaiz, cerca de la pasarela peatonal que conduce al parque de Cristina Enea, el perro saltó de manera sorprendente desde el pretil al cauce del Urumea. «Tuvo suerte de no sufrir ninguna lesión ni tampoco heridas. Podía haberse fracturado alguna pata o golpearse la cabeza contra el fondo, ya que aquel momento la marea estaba baja», relata un testigo de los hechos.

Con el perro en el agua, un amigo de la dueña descendió a la orilla por unas escaleras metálicas existentes a la altura de dicho tramo del río. Lo hizo con el propósito de rescatar al animal.

Un amigo de la dueña del animal bajó a la orilla por unas escaleras pero no pudo subirlo a tierra

Los rescatadores colocaron un arnés al can y lo izaron mediante unas cuerdas

Sus intentos, sin embargo, resultaron baldíos. El peso del perro y la dificultad que tenía para sujetarlo con las manos impedían al joven salvar la altura existente y subirlo a tierra por las escaleras. Con el agua que le cubría por encima de las rodillas, y dado que en las cercanías no había ninguna otra zona por la que pudiera llevarse a cabo el rescate, al chico no le quedó otra opción que la de llamar a los bomberos.

Efectivos del parque donostiarra se personaron en el lugar. Dos de ellos descendieron por las mismas escaleras por las que anteriormente había bajado el chico, y colocaron al perro un arnés. Posteriormente, procedieron a sujetarlo con unas cuerdas y el animal pudo ser izado a tierra. La operación de rescate había sido un éxito. La dueña del animal no pudo menos que agradecer la buena acción de bomberos donostiarras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos