Azpeitia-Vaticano, ruta a la esperanza

Una causa solidaria impulsa al argentino Sergio Gómez a unir en bicicleta Gipuzkoa con el país más pequeño del mundo

Investigadores de Biodonostia y Biocruces despiden a Sergio Gómez/Lobo Altuna
Investigadores de Biodonostia y Biocruces despiden a Sergio Gómez / Lobo Altuna
Iker Marín
IKER MARÍNSan Sebastián

Sergio Gómez partió a las 8.00 horas de ayer en bicicleta desde la residencia San Martín de Azpeitia. Su destino es el Vaticano. Pretende recorrer los casi 2.000 kilómetros que separan ambos puntos en 22 días. Por una causa solidaria. «Mi objetivo es dar visibilidad y recaudar fondos para investigación en enfermedades raras», explica.

Todo el dinero que obtenga este argentino, que lleva una década residiendo en la villa azpeitiarra, irá destinado a sendos proyectos que buscan tratamiento para la enfermedad de Duchenne en IIS Biodonostia e IIS Biocruces.

La dolencia que sufren los dos hijos de Sergio Gómez, Santos, 25 años, y Lautaro, 11 años, para un total de 40 casos registrados en Euskadi. «Comencé a preparar este proyecto, que he llamado ‘Ruta a la esperanza, todos por la vida’, hace siete meses. Estoy muy emocionado de poder empezarlo. Todo es por el bien de los niños que sufren enfermedades raras, como mis hijos», reconoce este argentino que es el presidente de la Asociación Ayuda Enfermedades Raras, Solidaridad y Esperanza.

Tras salir de Azpeitia, Sergio hizo una primera parada en el Instituto de Investigación Sanitaria donostiarra. Antes de partir hacia Irun fue recibido por Ainara Vallejo y Virginia Arechavala, investigadoras del grupo de Enfermedades Neuromusculares del IIS Biodonostia e IIS Biocruces, respectivamente.

Tras destacar el valor que tiene ver «a pacientes y familiares con un papel activo en la lucha por la investigación», Vallejo explicó la trágica realidad de las personas afectadas por Duchenne. «Es una enfermedad genética que afecta a niños varones. Les daña los músculos y es una enfermedad letal. Como mucho viven 30 años y tienen muy mala calidad de vida. Es una enfermedad muy severa, devastadora».

De ahí la iniciativa social y solidaria puesta en marcha por Sergio Gómez, que deja una terrible coletilla en cada una de sus frases, «para ayudar a niños de próximas generaciones». Todos aquellos que deseen apoyar esta iniciativa solidaria pueden hacerlo a través del número de cuenta 00494613042716166018 del Banco Santander o solicitar más información en la web solidaridadguipuzcoa.es.

100 kilómetros al día

Sergio Gómez encara desde hoy etapas de 100 kilómetros al día que le llevarán por ciudades y países como Baiona, Toulouse, Montpellier y Mónaco hasta llegar al Vaticano, donde le recibirán los embajadores de España y Argentina. En total 22 días de pedaladas en las que irá acompañado por el eibartarra Pedro Higuera, que conduce la furgoneta de apoyo en esta aventura solidaria, y en cierto modo deportiva.

La ilusión, compromiso y convencimiento que mostró este sonriente argentino ayer en su visita al IIS Biodonostia va a tener que mantenerse durante las próximas tres semanas. La gesta deportiva en la que se ha embarcado así lo requiere. Él mismo reconoce que «hace años que no andaba en bicicleta. Empecé a entrenar hace 7 meses, cuando puse en marcha el proyecto, y estoy muy concienciado, socialmente y también físicamente. Pesaba 130 kilos y he salido desde Azpeitia con 95. Veremos en qué peso llego al Vaticano». Desde luego un detalle que pasará a un segundo plano en cuanto logre terminar su proeza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos