Azpeitia y Errezil piden acallar rumores sobre un caso de violencia de género

Los ayuntamientos emiten un comunicado conjunto tras el arresto de un azpeitiarra por agredir a su pareja, una vecina de Errezil

Arantxa Aldaz
ARANTXA ALDAZSan Sebastián

El suceso ocurrió en Santurtzi el viernes pasado, pero fue ayer cuando se trasladó oficialmente a Azpeitia y Errezil. Los ayuntamientos de ambas localidades del Urola emitieron un comunicado en el que condenaban un caso de violencia machista denunciado por una vecina de Errezil y que acabó con su pareja, un azpeitiarra de 23 años, detenido dos veces en un día por una supuesta agresión. Lo curioso es que en la nota pública los consistorios añadían una petición expresa: «Que los vecinos dejen de un lado los rumores y las habladurías y traten el tema con el respeto debido».

Los hechos que han sido objeto del comunicado sucedieron el pasado viernes. La Policía Local de Santurtzi detuvo en dos ocasiones en el transcurso del mismo día a un joven de 23 años, la primera de ellas por agredir a su pareja, con la que se alojaba en un hotel de la localidad, y la segunda por amenazarla tras ser puesto en libertad.

Según informó entonces el Consistorio santurtziarra en un comunicado, sobre las 3.50 horas de la madrugada, agentes municipales arrestaron en la Avenida Murrieta, a un joven de 23 años de edad, cuya identidad responde a las iniciales X.U.A., por un presunto delito de violencia sobre la mujer.

La víctima, J.E.Z, también de 23 años de edad, relató a los agentes municipales que había sido agredida por el joven, con el que había venido a Santurtzi «con el fin de encauzar su situación sentimental». En el momento de esta primera intervención policial la joven se encontraba en la calle con lesiones en los brazos y en las piernas y manifestó que el varón le había roto el móvil. La víctima, que fue trasladada por la Policía Local a un centro hospitalario, no quiso denunciar los hechos, aunque a la mañana siguiente el joven detenido fue puesto a disposición judicial.

Tras comparecer ante el juez, el arrestado quedó en libertad. Pero alrededor de las 13.20 horas la Policía local volvió a detenerle por amenazas a su pareja y nuevamente fue enviado ante la autoridad judicial.

Solidaridad y apoyo

Ayer, los ayuntamientos de Errezil y Azpeitia condenaron de forma «clara» esta agresión sexista ocurrida «entre dos de sus vecinos», según consta en el comunicado remitido a los medios. «Las agresiones sexistas no tienen cabida en nuestros municipios», añadieron. «Lo decimos alto y claro», enfatizaron.

Además de mostrar su «solidaridad con la víctima, su familia y familiares», los consistorios han puesto a su disposición los recursos existentes. De igual manera demanda a los vecinos «que dejen de lado rumores y habladurías y traten el tema con el respeto que se debe», concluyen en la nota.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos