Los ayuntamientos de Gipuzkoa recaudan 1,8 millones más que el año pasado con el IBI urbano

Pintadas realizadas en el arenal de La Concha en protesta por el encarecimiento del impuesto del IBI.
Pintadas realizadas en el arenal de La Concha en protesta por el encarecimiento del impuesto del IBI. / LOBO ALTUNA

El incremento es del 1,6% a pesar de que el valor catastral de los inmuebles ha crecido de media un 10%. La mayoría de municipios ha evitado encarecer en exceso el impuesto bajando los tipos tras la revisión del catastro realizada por Hacienda

GAIZKA LASASAN SEBASTIÁN.

Se han portado los Ayuntamientos de Gipuzkoa al recalcular este año el tipo del impuesto sobre bienes inmuebles (IBI). La mayoría ha tenido que aplicarlo a propiedades más caras y, sin embargo, ha logrado dejar la factura anual que pagan los ciudadanos más o menos en los valores anteriores. No faltará quien manifieste su indignación ante la subida que se le ha impuesto -también hay casos de gratas bajadas- pero la foto general plasma un incremento moderado.

Podía haber sido bastante peor viendo el resultado de la actualización del valor catastral de los inmuebles que el año pasado llevó a cabo el departamento de Hacienda de la Diputación Foral de Gipuzkoa -llevaba sin tocarse desde 2001-. La revisión realizada con intención de readecuar el valor de pisos y locales al precio real del mercado provocó que los inmuebles del territorio pasaran a valer 5.600 millones más, con un incremento medio de un 10%.

Una subida proporcional en el impuesto sería catastrófica, por lo que los consistorios, competentes para fijar el IBI y cobrarlo, dijeron entonces que modularían el incremento del valor de la vivienda con una revisión a la baja de los tipos impositivos para amortiguar el golpe al contribuyente. Dicho y hecho. Según los datos de recaudación que este periódico ha podido conocer de fuentes oficiales, la diferencia entre los ingresos municipales del 2016 -aún con los valores catastrales establecidos en 2001- y los de este año -con la actualización de Hacienda- es del 0,66%. Quiere esto decir que el conjunto de ayuntamientos guipuzcoanos ha percibido este año por el impuesto que grava los inmuebles 885.464 euros más que en el último ejercicio.

Los consistorios pierden casi un millón de euros respecto a 2016 con el IBI industrial

Hay notables diferencias entre el comportamiento del IBI urbano y el industrial. El primero de ellos ha resultado más rentable para las arcas municipales, o lo que es lo mismo, más gravoso para el bolsillo de los ciudadanos. Los ayuntamientos se han embolsado gracias a él cerca de 1,8 millones de euros (1.799.732,68) más que el año pasado, un 1,6% de incremento.

Tiene su lógica el impacto teniendo en cuenta que el 76% de los municipios guipuzcoanos, incluidos los más poblados de Donostialdea, Bidasoaldea y Pasaialdea, han visto cómo sus viviendas, trasteros, garajes y oficinas se han encarecido de quince años a esta parte. Solo 21 de las 88 localidades del territorio han asistido a una depreciación de sus inmuebles urbanos. Sumando las circunstancias de cada pueblo, en el conjunto de Gipuzkoa el valor de esos locales ha aumentado un 10,44%.

El incremento recaudatorio conseguido con el IBI urbano contrasta con la bajada de ingresos cosechada con el IBI industrial. El ejercicio matemático de aplicar el mismo tipo impositivo a un sector en el que algunos almacenes, fábricas o naves empresariales han subido su valor mientras otros han bajado le ha salido negativo a la Administración municipal. Ha recaudado 914.268,12 euros menos que el año pasado por el impuesto a locales industriales, lo que supone una disminución de un 4,08%.

Hasta ahí lo que indican las medias. La foto general. Un poco más de dinero por el IBI urbano y un poco menos por el IBI industrial. El balance para el conjunto de los ayuntamientos. Cada consistorio tiene, a partir de ahí, sus propias cifras, que repercuten a su vez en las cuentas particulares de cada ciudadano.

,Todo tipo de casos

En una primera bajada del zoom general a casos concretos, se concluye que de los diez ayuntamientos más grandes del territorio, seis recaudan este año más por el IBI que el año pasado, mientras que cuatro sufren una merma recaudatoria. Errenteria y Hernani son los dos ayuntamientos que más han incrementado su recaudación por este impuesto. Sus vecinos son quienes, de media, más han visto engordar la factura del IBI.

Ahora bien, la realidad que ha llevado a ambos municipios a elevar en torno al 3% el cobro total es diferente. En Errenteria el valor catastral de los inmuebles ha crecido más de un 25% mientras que en Hernani la diferencia ha sido solo del 2%. Otros consistorios que han ingresado más dinero a raíz de la actualización del catastro son Azpeitia, Donostia, Irun y Zarautz.

En cambio, la modificación del valor de los pisos, locales, garajes y demás ha restado capacidad recaudatoria a ayuntamientos también importantes como Eibar, Tolosa, Arrasate y Hondarribia. Llama la atención el caso de la localidad bidasotarra, cuyos inmuebles se han encarecido de media un 8,97%, siendo por contra la recaudación del IBI un 2,64% menor que en 2016. Las bajadas de recaudación de Tolosa y Arrasate responden, sin embargo, a la depreciación de las propiedades por las que se paga el impuesto (un 11,59% en Arrasate, un 4,10% en Tolosa).

No obstante, lo que los guipuzcoanos han terminado por pagar por el IBI responde no tanto a la decisión de su Ayuntamiento de modificar el tipo impositivo como a la modificación del valor catastral de sus propiedades. Por mucho que el Gobierno municipal de turno haya bajado el porcentaje aplicado en el impuesto a los inmuebles -ha sido un caso generalizado-, la revisión realizada por la Hacienda foral de lo que valen esos locales ha terminado por engordar la factura de los vecinos.

¿En base a qué criterios ha modificado el departamento de Hacienda el valor catastral de los inmuebles? Fuentes forales explican que la actualización se hace «a partir de una investigación de mercado, tomando como muestra la tasación y las compraventas reales». ¿Y por qué ahora? Las mismas fuentes revelan que pese a que la última revisión data de 2001, la ley establece que la actualización se debe producir cada ocho años. El argumento de fondo consiste en que cada contribuyente debe pagar los impuestos en función del valor real de su patrimonio. Modificar ahora el catastro persigue corregir las posibles distorsiones que puedan surgir si un ciudadano está pagando un impuesto en función del valor correspondiente a otra época y no a la actual.

La revisión catastral también tendrá impacto en el impuesto que grava las transmisiones patrimoniales y en la llamada plusvalía municipal (el impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos urbanos). El cambio del valor de los inmuebles aumentará a su vez la factura del impuesto de Sucesiones y Donaciones y tendrá efectos directos sobre el impuesto de la riqueza y las grandes fortunas.

AYUNTAMIENTOS

INCREMENTAN SU RECAUDACIÓN
Azpeitia
Ha ingresado 43.288 euros más que en 2016 (1,73%) pese a que el valor catastral de los inmuebles haya bajado de media un 3,5%.
Donostia
Su recaudación ha crecido un 1,55%, ingresando 618.284 euros más que el año pasado. El catastro se había encarecido en la capital cerca de un 10% de media.
Errenteria
Ha elevado de media el IBI un 2,97%, racaudando 162.742 euros más que en 2016. Sus inmuebles se han encarecido de media desde el año pasado un 25%.
Hernani
Sus locales han elevado su valor un 2% y lo ingresado por el IBI ha crecido algo parecido, un 2,92%. Ha recaudado 69.088 euros más que en 2016.
Irun
Ha ingresado 170.413 euros más que en 2016, un 1,87%. El crecimiento del valor catastral de sus propiedades ha sido del 27,5%.
Zarautz
La recaudación ha crecido un 0,59% (25.516 euros) pese a que sus inmuebles se han encarecido cerca de un 30%.
REDUCEN SUS INGRESOS POR IBI
Arrasate
Percibe 128.505 euros menos (4,3%) que el año pasado tras una caída del 11% del valor de sus inmuebles.
Eibar
Recauda un 1,82% menos (77.409 euros) a pesar de que el valor de sus locales crezca un 1,72%.
Hondarribia
A pesar de que sus propiedades sean un 9% más caras, recauda un 2,64% menos por el IBI (133.640 euros menos).
Tolosa
Recibe 17.245 euros menos (0,51%) que el año pasado pero sus locales se han depreciado un 4%.

Fotos

Vídeos